4 jun. 2018

Para leer: Vienen cuando hace frío, de Carlos Sisí


Hacía muchísimo tiempo que no leía una novela enterita en tan pocos días. ¿Será casualidad que sea el señor Sisí quien ha conseguido engancharme con una de sus historias? (nótese la ironía). Sin florituras ni adornos, este autor va directo al grano, como a mí me gusta, y de esta forma consigue tejer poco a poco una trama cada vez más interesante que te mantiene en vilo durante toda la novela.

No os quiero contar demasiado sobre el argumento porque con este tipo de historias lo interesante es ir desgranando hoja a hoja para descubrir todo lo oscuro que esconde. La premisa, no obstante, es bien sencilla pues el protagonista, Joe, por vicisitudes de la vida acaba mudándose a una vieja cabaña familiar que está en mitad de la nada (donde Cristo perdió la babucha, vaya), en un bosque al que rodean, además de un montón de árboles, ciertas historias misteriosas y terroríficas. Hasta aquí tenemos los ingredientes de cualquier historia de terror o película, la cuestión es que irá in crescendo hasta un "despiporre" final que me encantó, quizás porque me recordó, salvando la distancia, a mi novela El juego de Claudia. Quienes la hayan leído sabrán lo fan que soy de las historias donde la cordura brilla por su ausencia, donde nada es lo que parece y el mal en estado puro mueve los hilos, o más bien manipula a los personajes guiándolos por un sinfín de pesadillas y paranoias.

En cuanto al elenco, son pocos los personajes que aparecen en la historia, aunque creo que es lo más lógico ya que uno de los grandes cambios para el protagonista será dejar la gran ciudad por la sencillez y la soledad del campo. Para mi gusto juega poco con el concepto de soledad, al que se podría haber sacado más partido. Concepto que rompe del todo al compartir Joe la gesta final con un nuevo acompañante que aparece por "casualidad" y que para mí gusto es prescindible. Es lo que me chirrió de la novela y pienso que, aunque fuera complicado de enfocar para el narrador, habría sido más interesante ver a Joe enfrentarse a solas con los... digamos malos, por aquello no espoilear a nadie.

Pese a todo para mí ha sido una buena lectura, así que os la recomiendo. No dejéis escapar este tipo de novelas, si es que os gusta el terror, ya que el género lleva tiempo de capa caída y necesita un buen empujón de los lectores y escritores para resurgir como se merece.

El gatito Baldomero dice:

¡Está genial!

10 abr. 2018

Para leer: Cómo entrenar a tu dragón, de Cressida Cowell




Adoro las películas, adoro la serie, adoro los libros y ¡adoro a Desdentao! Llevaba mucho tiempo detrás de conseguir los libros en los que se basó la película de Dreamworks, y no ha sido fácil conseguir el primero hasta que han sacado una reedición. Me habría gustado tener la original porque me gusta más su portada, pero como se suele decir: lo importante es el contenido.


Si comparamos, la historia original poco tiene que ver con la película, si acaso rescata el perfil del personaje principal: un niño enclenque y marginado por su fragilidad. Aparte de eso poco tiene que ver con la aventura que vimos en el cine. Aquí los dragones son mascotas útiles en lugar de animales salvajes y el conflicto aparece cuando Hipo captura a su propio dragón para educarlo y ser aceptado en la tribu. Desdentado tampoco es el Furia Nocturna tan chulo que conocemos sino un dragón chiquitín con muy malas pulgas que parece una lagartija. Además, en los libros, Hipo tiene la capacidad de hablar con los dragones, unos seres egoístas y en ocasiones despreciables que cual perritos se dejan amaestrar por puro interés, si el entrenador tiene la suficiente valía.

La novela es muy corta, muy divertida y está plagada de ilustraciones muy chulas. En definitiva, es una novela muy recomendable para los peques de la casa, y no tan peques.


El gatito Baldomero dice:
¡Me ha enamorado!

26 dic. 2017

Premios Naranja y Limón 2017

Wooo, wooo... Llevo tanto tiempo desconectada del mundo "blogueril" que se me pasaron DOS AÑOS sin otorgar los Premios Naranja y Limón, a las mejores y peores lecturas del año (ya me vale...). El 2017 me pilló con más ganas, así que correremos un "tupído velo" y borraremos de un plumazo al 2015 y 2016, más que nada porque no me acuerdo de las novelas que leí ni de sus argumentos (ya me vale, otra vez...).

La lista de lecturas ha ido decreciendo con los años, cada vez leo menos; por falta de ganas por un lado y por otro por culpa del aumento de tareas y proyectos. Cómo será la cosa que de las 34 lecturas del 2014 el recuento menguó hasta 15. Lloro por esto, es muy triste haber perdido el hábito lector, que confío vuelva en algún momento no muy lejano.

Vale, y después de quejarme vamos al lío y a ver cómo quedaron los podios del 2017.

Premio Limón 2017

Comenzamos con las novelas que dejaron en mi paladar lector el sabor más amargo, aunque este año lo tengo muy complicado porque ninguna bajó de las 3 estrellitas de puntuación, así que en lugar de TRES puestos, habrá solo DOS.

2º Puesto: El lugar maldito, de Dean Koontz.
Que conste que Koontz es uno de mis escritores favoritos, sin embargo esta novela no me enganchó como el resto. Tantas idas y venidas gracias al teletransporte acabaron mareándome y uno de los personajes, que en principio parecía que sería relevante en la trama, se quedó en nada, lo que acabó decepcionándome.

1º Puesto: Almas de segunda mano, de Christopher Moore.
Otro de mis preferidos que pegó el batacazo con esta novela. Como continuación de Un trabajo muy sucio, esperaba más, muchísimo más de esta historia que no me acabó de convencer.


Premio Naranja 2014

Este año, como la lista de lecturas son pocas, también optan al podio los cómics. Allá vamos con las mejores lecturas del 2017.


3º Puesto: Colder 1, 2 y 3, de Paul Tobin y Juan Ferreyra.
Para mí ha sido el gran descubrimiento comiquero del año. Es una saga muy cortita, cuyos números pueden leerse incluso de forma independiente, con una trama onírica muy loca y un dibujo espectacular. Lo recomiendo muy mucho a los que les guste el terror y las paranoias psicológicas.

2º Puesto: Un mal principio, de Lemony Snicket.
¡Me encanta esta serie de libros infantiles! Leí alguno suelto hace años, porque hasta hace poco que los reeditaron eran complicados de encontrar, y me entusiasmó el estilo tan desenfadado del autor. Son muy divertidos y además vienen ilustrados.

1º Puesto: El cuento de la criada, de Margaret Atwood.
¡Pedazo de novelón, señores! No supe de su existencia hasta que apareció la serie, pero preferí leer antes la novela, y bien que hice. Creo que me duró un par de días, cosa muy rara ya que últimamente una novela me puede durar meses. La historia de Defred es tan angustiosa que al terminar el libro te deja hecho polvo. Da mucho miedo pensar en lo fácil que es condenar a tanta gente a una vida de sufrimiento y esclavitud.
Se lleva el primer puesto porque es de esos libros imprescindibles que te atrapan, te tocan el alma y además dejan una huella imborrable.

Como diría Porky: Eso es todo, amigos. Solo me queda añadir que mi propósito para el 2018 será superar las 15 lecturas del 2017. ¿Lo conseguiré? :o

Si queréis ver los podios de otros años, pinchad en los links ;)

Premios Naranja y Limón 2014
Premios Naranja y Limón 2013
Premios Naranja y Limón 2012
Premios Naranja y Limón 2011

1 nov. 2017

Para leer: Zombie Island, de David Wellington



Es un hecho que las historias sobre zombis están trilladas a día de hoy, hasta podría decirse que huelen a podrido. Lo normal es encontrar historias basadas en los supervivientes, es decir, que explotan el factor humano y su degeneración en ciertas situaciones límite. Sin embargo es un género que ofrece infinidad de posibilidades por eso algunos autores, en su afán de innovar y diferenciarse del resto, intentan aportar cierta originalidad a sus relatos. Unas veces funciona y otras no. 

En Zombie Island, David Wellington intentó dar un giro de tuerca al concepto zombi, los cuales no dejan de ser muertos reanimados, descerebrados, cuyo único fin es comer carne fresca. Pero qué pasaría si por arte de magia alguien los pudiera controlar y utilizar para sus propósitos. Esta es la “novedad” de Zombie Island que, a mi modo de ver, queda lejos de ser original puesto que ya hemos visto-leído historias con zombis organizados, conscientes e incluso parlantes, además de personajes que por una causa u otra son capaces de controlar a los zombis a su antojo.

Desde mi punto de vista la mezcla de elementos deja mucho que desear. Hay un muerto viviente que conserva casi toda su capacidad cerebral por lo que es capaz de razonar, pensar, hablar… El resto son todos más tontos que una piedra, incluidas las momias del museo que aparecen a mitad de la novela. Gary, el muerto viviente, descubre que es capaz de controlar a los demás zombis a través de una especie de red vital (en este caso de muerte) que los une. El caso es que cualquier explicación lógica brilla por su ausencia, por lo que habrá que suponer que “lo hizo un mago”. El planteamiento deja bastantes flecos sueltos e incongruencias.

Por otro lado están los supervivientes, claro está, y un grupo militar de chicas islámicas adolescentes que vienen desde África, nada menos, para buscar unos medicamentos. Las acompaña un antiguo agente de la ONU y protagonista de la historia (algunos capítulos es él quien nos cuenta lo que va sucediendo). Los personajes van de aquí para allá, vale que en una historia de zombis siempre hay carreras y tiros por todos lados pero en esta ocasión me faltó argumento y sobre todo emoción. Las escenas me dejaron indiferente, pasaban sin más y poco aportaban a la trama. Los personajes, sobre todo los secundarios, me parecieron forzados con lo cual se me quedaron planos. La ambientación es muy básica, solo describe los escenarios para situar a los personajes pero lo cierto es que he leído novelas del género en las que puedes palpar la decadencia, oler la sangre y la podredumbre. En fin, que le faltó chicha.

Una novela que pese a ser pasable le falta emoción y profundidad. Será que como es una saga se está guardando lo mejor para el segundo libro…

El gatito Baldomero dice:

¡Un poquito de vidilla!
 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...