22 abr. 2011

Para leer: Ranma 1/2 de Rumiko Takahashi

...

Ya está, eso es todo lo que puedo decir sobre esta obra tan maravillosa que tanto marcó mi infancia. ¿Mola, eh?

Vale, y después de la tontería, mejor os hablo de la última noticia que leí hace unos días en Ramen para dos, así entenderéis la NO RESEÑA de Ranm... (lo censuré, por lo que pueda pasar, que ya lo mencioné en el título y me estoy jugando el cuello por eso). Y es que resulta que Shogakukan, uno de los grupos editoriales de manga más importantes de Japón, ha prohibido, entre otras, las referencias a sus obras en internet. Esto implica tanto argumentos como uso de imágenes, incluso han prohibido los fanarts. Qué habría sido de mí si me hubiesen prohibido dibujar a los personajes de Disney, aprendí a dibujar con ellos de pequeñita, ya luego me pasé al manga que estaba muy de moda por aquel entonces. Si los de Shogakukan viesen mis viejas carpetas de dibujos, directamente me quemarían en la hoguera por ser la líder plagiadora number one.

Todos estaremos de acuerdo en que la piratería y el copieteo con ánimo de lucro es un robo, para eso hay que ser de la calaña de los Hermanos Dalton (cito a éstos porque espero se pueda y no me denuncien), pero no sé en qué estarán pensando estos señores editores para llegar a semejante barrabasada.
Llevo muchos años trabajando en el sector publicitario y creo firmemente que hoy día uno de los mejores medios de promocionarse es a través de la red. No en vano muchas editoriales colaboran con los blogs literarios para que hablen de sus novedades, etc. Es obvio que El detective “Monan” o “Lolaimon”, a estas alturas, ya no necesitan de presentación o ningún tipo de publicidad, pero ¿es que no piensan sacar mangas nuevos?, ¿es que no creen en el boca a boca? Yo conocí la serie “Morsster” a través de internet, como muchos, supongo, y así tantas y tantas otras series.

A esto se le llama: dejar escapar la publicidad gratuita de los lectores y fans, o en su versión resumida: mucha tontería encima. Si no quieren publicidad gratis ellos se lo pierden, junto con Marc Spector tenía programada una reseña sobre “Morsster” que ya no se publicará. Lo peor de todo, y teniendo en cuenta cómo se está poniendo el patio en cuanto a la piratería y derechos de autor, es muy posible que dentro de poco los blogs dedicados a reseñas literarias tengan que cambiar de temática por miedo a ser denunciados o cerrados. Es triste, pero cierto. Cada día la cadena que llevamos de manera perpetua al cuello la acortan más, a este paso acabaremos asfixiados, pero eso a “ellos” les importa una mierda, aunque probablemente cambien de opinión cuando el perro les muerda, luego vendrán los lloriqueos.

Y con esto me despido hasta después de las vacaciones semanasanteras, que como buena sevillana me escaparé de todo el guirigay que se monta por aquí en estas fechas. Nos leemos a la vuelta, si nos dejan...

3 comentarios:

  1. Me parece totalmente absurdo. Creo que la histeria antipiratería se está llevando a límites que van a ahogar a las propias editoriales.

    Una pena que no sepan mirar dos palmos más allá.

    ResponderEliminar
  2. La explicacion es facil: los japoneses necesitan agarrarse de donde sea ahora que han perdido recursos a causa del tsunami. Es una forma de conseguir capital, ya que el mundo de la piratería es vasto, amplio, y casi podrian multar a cualquiera de nosotros. Supongo que es por eso. Si es que no ha siso sino hasta ahora que sacaron esa ley.

    ResponderEliminar
  3. Nat es que se ve que les cuesta modificar el tipo de mercado, renovarse o morir... aunque con este tipo de cosas parece que quieran suicidarse más que mejorar las ventas.

    Mina dudo mucho que tenga nada que ver el tsunami con todo este tinglado, imagino que piensan que así no perderán ventas con las descargas ilegales, pero creo que es una estrategia totalmente errónea porque las reseñas o fanarts son una muy buena publicidad, y además gratuita. No hay que ser tan estrictos.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...