9 feb. 2010

Sembrando raíces: la línea temporal

En la última entrada de escritorL tuvimos una genial idea (gracias a un geranio), así que ya tenemos una buena historia con la que trabajar. Uno de los primeros pasos, después de escribir el esbozo con anterioridad, es sentar lo mejor posible los cimientos de lo que vamos a contar. Esto lo podemos conseguir de varias formas, claro está, pero hoy os traigo un paso previo que os puede ser muy útil, dependiendo de lo compleja que sea la historia.

La Línea Temporal:
La LT nos servirá para sintetizar el tiempo en el que transcurre la historia y las acciones que se van a desarrollar en los puntos más importantes. Para que lo entendáis, viene a ser, abstrayendo el concepto, parecido a lo que ocurre en la animación. El animador dibuja los fotogramas clave, las poses que van a marcar el movimiento, esto sería lo que vamos a sintetizar en nuestra línea de tiempo (luego el intercalador, con esos dibujos (fotogramas) clave, realiza el resto de movimientos que unen un fotograma clave con el siguiente).
Os traigo un ejemplo gráfico para que lo veáis más claro. Ésta LT pertenece a la luz de Léoen, es bastante larga y registra desde la creación del universo hasta el final de la saga (abarca miles de años). Evidentemente, dependiendo de como sea vuestra historia la haréis de una forma u otra. He escaneado la hoja completa para que veáis lo monísimo que es el cuaderno. Es uno de esos cuadernos que te regalan y luego no sabes qué hacer con ellos, a mi me encantan, sobre todo si tienen dibujos simpáticos de animalitos o cosas por el estilo, ¿a que es mono? (Ya sabéis qué regalarme en mi cumple).



Como podéis ver en la LT aparecen números en la parte de arriba y fechas en la de abajo, también si os fijáis los puntos que marcan a cada número son distintos. Los que tienen forma de cuadro y destacan más son las fechas más importantes, donde ocurren eventos relevantes en la historia. Las grandes separaciones entre números indican que transcurren muchos años entre acción y acción. Cada número luego lo desarrollaremos, como por ejemplo:

1-Creación del Universo.
2- etc...

En cada número, que se supone marca algo importante, tendréis que desarrollar qué ocurre en ese momento de la historia.
¿Y todo este trabajo para qué? Por si no lo veis claro os pondré algunos casos en los que una línea temporal os podría salvar la vida.

-Caso 1, caperucita roja. En un cuento tan corto es una tontería marcar una LT, podéis hacerla si lo creéis conveniente pero no merece la pena, con resumir la acción por puntos ya es más que suficiente.

-Caso 2, historia que se desarrolla en varios años. Si empezamos a escribir sobre un personaje y pasan los años, y escribimos, escribimos y escribimos... puede suceder que en algún momento nos paremos y nos preguntemos ¿cuántos años han pasado ya? o qué edad tiene ese personaje secundario que aparecía en el primer capítulo y luego desaparecía para volver en el capítulo final. Si tenemos nuestra LT sólo tendríamos que consultar las fechas y hacer nuestras cuentas. Hay que ser coherentes, y la única forma de hacerlo es tener las cosas bien claras antes de escribir, escribir y escribir...

-Caso 3, historia con varias líneas argumentales. La LT es casi imprescindible en este caso, y además habría que hacer varias LT, una general y una por cada argumento por separado. Con este tipo de historias hay que tener cuidadín con la coherencia, sino el lector se nos puede perder. Por muy claro que lo veamos nosotros el argumento no siempre es fácil de seguir para el que lee, hay que ir desglosándolo poco a poco, y entrelazar varios argumentos paralelos es muy, muy complicado.

-Caso 4, historia coral (hay varios protagonistas). Viene a ser parecido al caso anterior, sólo que aquí las líneas argumentales las marcan los protagonistas, que se mueven de forma independiente unos de otros, aunque la acción transcurra en el mismo lugar y al mismo tiempo. Aquí la LT habría que hacerla por personajes.

Seguramente se os ocurrirían más casos a los que poder aplicar la LT, pero el post sería eterno.
Toda esta teoría podéis utilizarla como os convenga, no hay reglas inamovibles y no siempre es necesario establecer acontecimientos pasados, si de verdad no tienen importancia en vuestra historia. Aunque es recomendable que al menos el personaje principal tenga un pasado creíble. Con la LT no os perderéis en el ir y venir de vuestros personajes, y conseguiremos una mayor credibilidad en el relato.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...