13 sept. 2019

Para leer: Anna vestida de sangre, de Kendare Blake


Qué poquitos libros de terror se ven en librerías y ferias. Todavía estoy esperando a que alguna saga o autor pegue el pelotazo y se vuelva a poner de moda el género. Las historias de fantasmas siempre me han gustado mucho, ya sean de casas encantadas o de espíritus atormentados, creo que son de mis favoritas del género después de las de zombis. Este libro fue un regalo (¡gracias!), justo me pilló sin lectura en curso así que lo he colado en mi lista de lectura (al estilo "tortuguil"). La verdad es que la novela me ha gustado y me ha parecido entretenida, sobre todo el primer tramo, pero me tengo que quejar de lo de siempre. ¿Pero por qué todas la novelas juveniles tienen que ser idénticas? Sean del género que sean, el o la protagonista siempre tiene la misma edad, siempre tiene los mismos amigos/enemigos y siempre acaban enamorados de quien no debería pero sí... Y como ya me quedé a gusto, porque lo tenía que decir, os cuento de qué va Anna vestida de sangre.

La trama es sencilla en realidad y, resumiendo, hay dos misterios en marcha. El prota es un adolescente cazador de fantasmas, se dedica a matar espíritus asesinos con un cuchillo especial que heredó de su padre, al que mató un fantasma misterioso cuando él era un niño (ya tenemos el trauma de marras). Se entera de un nuevo caso, el de una jovencita que fue asesinada en la flor de la juventud y que ahora, tras cincuenta años, se dedica a destripar a todo el que se atreve a entrar en su casa. Porque eso sí, hay alguna que otra escena gore con tripas, sangre y salpicaduras por todas partes. Desde primera hora, Anna parece especial, distinta a los demás fantasmas a los que se ha enfrentado Cas antes porque, además de ser muy fuerte, a él le hace tilín la niña muerta.

¿Me gusta la trama de la caza del fantasma? Sí, está entretenida y hasta engancha pero... ¿Me gusta la parte del tonteo adolescente de ultratumba? Ejem... El diseño del fantasma terrorífico y sádico me encantó, tanto por las descripciones como por su modo de actuar, pero cuando aparece la niña buena y angelical resulta que te da una patada y te saca de la historia vilmente. Más que nada porque aparte de estar helada como un tempanito, de no tener olor ni sentir el frío poca cosa más indica que sea un espíritu de más de cincuenta años. Anna bien podría ser una compañera del instituto, por ejemplo, no se habría notado la diferencia. Las charlas de parque, el flirteo tontorrón e incluso lo de hacer manitas me chirrió demasiado (que ya me dirás cómo se hace manitas con un fantasma si son etéreos, o deberían). Los fantasmas son pura energía, de hecho así se describen durante el libro, que puedan abrir en canal a gente o lanzar cosas por los aires no significa que sean sólidos, ¿verdad?

En cuanto a Teseo Casio (que no me preguntes por qué me acuerdo del nombre), es un personaje que me pareció bien definido y que cumple con su papel de protagonista, aunque sin ir demasiado lejos. Es un solitario, vive con su madre y un gato que le bufa y nunca ha tenido amigos porque siempre andan mudándose de aquí para allá por su trabajo. Me pareció un personaje lógico porque a pesar de ser frío y racional no deja de ser un adolescente con las hormonas revolucionadas.

La tensión de la historia se mantiene hasta más allá de la mitad del libro, para mí habría sido suficiente con ese primer final, aunque supongo que el clímax del "requetefinal" era necesario para plantear su segunda parte: Anna desde el infierno.

En resumen, es una historia juvenil de fantasma (en singular), fácil de leer y sin más pretensiones que mantener al lector entretenido hasta el final y el "requetefinal".

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...