5 may. 2014

Para leer: Grimorio. Las crónicas de Claudia I, de Carlos Santiago Martín


Sagas, sagas y más sagas. La fantasía es lo que tiene… Me encantan las sagas, siempre y cuando enganchen y tengan su razón de ser (me refiero a que tengan suficiente sustancia como para rellenar tantas páginas). Y después de divagar, vamos a hablar de Grimorio. Las crónicas de Claudia, primera novela de Carlos Santiago Martín.

Si algo me llamó la atención de esta novela, aparte del género, fue que se desarrollara en épocas diferentes. Comienza en el año 209 con un conflicto entre dos clanes de bárbaros, enemigos acérrimos, y un tercer bando -el clan de los asesinos-, que también tomarán parte tras aliarse con Gaudrek, personaje que sobrelleva gran parte del protagonismo en esta primera parte. Pero hay algo más, y he aquí el punto “sobrenatural” que reza en la sinopsis, pues hay un par de personajes extraños, una especie de demonios que van a meter cizaña en todo este conflicto cual titiriteros.

Esta trama ocupa las primeras 128 páginas, y lo cierto es que la historia cierra de tal manera que bien podría haberse tratado de un relato. Sin embargo continúa, esta vez en el año 2014, heredando al par de personajes mágicos y un libro muy antiguo que contiene la historia que hemos dejado atrás. Aquí la protagonista es Claudia Maxwell, un personaje que, pese a tener un pasado muy intenso y tormentoso, quedó velada para mi gusto. Ella es una universitaria a la que se retrata como la típica cerebrito de biblioteca, solitaria y retraída, que incluso es blanco de mofas. La presentación, la situación con la que se da a conocer a Claudia, me pareció típica y manida, inadecuada para la supuesta edad y posición en la que pretende situarla el autor: los rollos animadora fashion y freak son más apropiados para institutos, no para universidades. También comienza con un esbozo de triángulo amoroso; todo ello y la forma de desarrollarlo me recordó a las novelas juveniles románticas, lo que supone un contraste abismal con respecto a la historia anterior. Poco a poco va tomando otros derroteros, en cuanto vuelven a salir a escena los dos misteriosos demonios y su particular jueguecito. La historia de Claudia se va tornando cada vez más oscura y la intriga va en aumento junto con la acción.

Grimorio es un buen comienzo de saga porque es una historia interesante y entretenida, con personajes que pueden dar mucho de sí si se les lleva por el buen camino. Pero tiene un gran punto flaco que para mí es esencial, y es que falla demasiado en el estilo y los errores ortográficos. Me encontré con oraciones mal construidas, con excesivas erratas y faltas de ortografía que se habrían solucionado con una buena corrección; de igual manera, le habría sentado bien algunos recortes y algo de edición, pues en ciertos tramos la narración se hace pesada con pasajes que no aportan nada, ralentizando la acción. Hay también una peculiaridad, común en todo el libro, que me llamó mucho la atención. Todos los capítulos comienzan con un párrafo narrado en presente, cuya finalidad se me escapó y que poco aportaban a la lectura.

La experiencia es la que enseña, por eso confío en que en la siguiente parte, Carlos supere los pequeños escollos con los que nos topamos los autores noveles.

El gatito Baldomero dice:
Está entretenida.

2 comentarios:

  1. me lo he leído y es una maravilla...me ha encantado!!... que intensidad de libro !!

    ResponderEliminar
  2. Anónimo16/6/14 0:26

    He leído este libro y me parece que está muy bien, te engancha enseguida. Respecto a los errores gramaticales, supongo que es trabajo de la editorial. Lo recomiendo.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...