17 jun. 2013

Para leer: La puerta dorada. La Horda del Diablo IV, de Antonio Martín Morales



Qué poquito queda para conocer el desenlace de esta saga tan maravillosa. Después de terminar con La puerta dorada no hago más que pensar en cómo terminará todo y qué destino les espera a los protagonistas.

Para los que no conozcan la saga os dejo los enlaces a las reseñas anteriores:


Lo cierto es que La Horda del Diablo ha evolucionado muchísimo a lo largo de sus cuatro volúmenes (recordemos que aún queda un quinto para cerrarla), y precisamente esta parte me ha parecido la más seria y oscura de todas. Deja de lado la tónica de los anteriores libros, arrinconando lo mágico para centrarse en temas más terrenales como la guerra o el amor. La lucha entre los dos tiranos que pretenden Vestigia es parte fundamental y hace que La puerta dorada se aleje de lo fantástico, que tanta presencia ha tenido hasta ahora en la Horda, para centrarse en conspiraciones políticas o estrategias militares. Remo, ahora capitán, se enfrenta a un asedio que tendrá que planear con mucho tiento si es que quiere salir airoso una vez más. Entretanto se suceden las traiciones, los asesinatos a sangre fría y los “sacrificios” en pos del poder.

También están Sala y Lorkum, cada cual con su particular Odisea. Realmente la trama que más me gustó fue la de Sala, que es capaz de cualquier sacrificio por amor. Es un personaje que siempre me ha gustado aunque en esta ocasión, al menos al principio, creo que ha perdido algo de fuerza. Su comportamiento es errático e inseguro, aunque teniendo en cuenta la misión en la que se embarca es comprensible. No obstante me pareció otra Sala diferente, mucho más débil de lo que hasta ahora demostró. Aun así pienso que hay que ser muy valiente para ir a buscar a la mujer del hombre al que amas, a sabiendas de que lo perderás en cuanto se reencuentren. ¡Pobrecita Sala! Encima la dejan pelona… Hay que tener mala idea.

Por otra parte, Lorkum sigue con su tónica de búsqueda espiritual y de la verdad. Es como un agente del CSI, pero en plan místico. A través de él se desarrolla la parte teológica, que tanta importancia tiene en la historia y tanto afecta a Remo, y la propia mitología del escenario que tan bien se nos perfila a lo largo de tantas páginas.

Cada una de sus partes es imprescindible y necesaria, creo que pese a ser el volumen con más paginación no sobra nada. No obstante confieso que las primeras cien páginas me costaron bastante, aunque puede ser por el momento lector-vago por el que estoy pasando, me costó cogerle el pulso. También es que prefiero la magia a los tejemanejes bélicos, por eso quizás lo que más disfruté fue el desenlace, justo cuando se embarcan en la búsqueda de la puerta (por cierto que me pareción muy curiosa la sociedad matrialcal que vive en el acantilado). Sea como sea sigo opinando que La Horda del Diablo es de lo mejorcito que he leído en cuanto a fantasía en los últimos años, y que además está a la altura de los grandes del género.

Ahora solo toca esperar al libro V. Antonio, te voy a presionar todavía más, como no me guste el desenlace te secuestro en plan Misery hasta que escribas un final que me mole.

El gatito Baldomero dice:

¡Está genial!

3 comentarios:

  1. Tengo muchas ganas de empezar está saga, espero hacerlo pronto n.n
    Besos!

    ResponderEliminar
  2. Jo pues pinta bien, a ver si bajo los pendientes para poder comenzar alguna saga nueva.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  3. ¡Gracias por la reseña! ^^

    Un besito :P

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...