24 abr. 2013

¿Qué pasa con Ediciones Kiwi y los nuevos modelos editoriales?


Desde ayer la blogosfera literaria y las redes sociales están un poco revolucionadas por un comunicado que dio Ediciones Kiwi con motivo del día del libro. En él explicaban a sus lectores que a partir de ahora van a cambiar su modelo editorial para tener presencia en librerías. Como todos sabemos el hecho de contar con un distribuidor y un punto de venta físico supone un incremento en los precios y de ahí, y quizás también por las maneras a la hora de justificar este cambio, sea por lo que muchos se han indignado tanto.

Sinceramente, no voy a entrar al trapo, por un lado porque ni siquiera conozco a la editorial directamente ni como lectora ni como bloguera, ni tampoco como autora, así que para conocer experiencias personales daos una vuelta por otros blogs que estos días están lamar de entretenidos con el tema. Lo que sí me viene al pelo este caso es para hablar un poco sobre cómo funcionan las editoriales que optan por prescindir de distribución, ya que de momento mis obras las he publicado con editoriales similares (Ediciones Babylon y Editorial Kelonia).

Tras la arremetida de comentarios, unos más suaves que otros, la editorial Kiwi ha hecho públicos una serie de números sobre sus ventas para justificar la decisión que han tomado. Os puedo asegurar que si no son del todo reales las cifras se acercan mucho a la realidad. Al vender a través de internet y ahorrarse intermediarios, las editoriales puedes permitirse el lujo de poner un libro a 12€ o 15€ cuando en una librería rondaría los 18€ (apretando mucho) y hasta 20€. “¡Qué bien!”, pensará el lector, “así me ahorro unos eurillos”. También estaría bien para autores y editoriales si realmente la gente se animase a comprar a través de internet. Porque sed sinceros, cuántos libros compráis en librería al año y cuántos a través de la red. La triste realidad es que la mayoría de obras que se venden exclusivamente a través de internet pocas veces pasan de los 200 ejemplares. De blogueros pidiendo la obra hay muchos, muchísimos, es que ni os imagináis la oleada de peticiones que les llegan a las editoriales. Lo cierto y verdad es que este tipo de editoriales no se pueden permitir destinar 100 ejemplares para promoción cuando luego solo van a vender 150, o puede que hasta menos. Todo son pérdidas, como mucho se consigue amortizar el gasto de edición e impresión de una tirada pero os aseguro que las ganancias son prácticamente inexistentes para la editorial, imaginad para el autor. Por eso entiendo que en Kiwi quieran abrir nuevos frentes para poder seguir editando pese a tener que subir precios. Otra cuestión es que puedan competir en cuestión de calidad con la gran oferta que hay en las tiendas (eso es otro tema a debatir).

A mí este nuevo modelo editorial me parece la hostia, si me permiten la expresión, el gran problema es que todavía la gente sigue siendo reticente a la hora de comprar por la red. Cada vez compro más libros desde casa, ya sean en papel o en ebook, y ciertamente no lo hago ni siquiera por comodidad sino porque son mucho más asequibles que comprarlos en una librería. Al menos con las que he editado (que son las que mejor conozco) son editoriales serias, con propuestas interesantes, obras magníficas y mimadas al detalle (cosa que no sucede con otras ediciones de más renombre), para colmo a precios más que asequibles y sin embargo con ventas mínimas que son de risa. Por eso me da rabia que editores con la buena intención de ofrecer obras de calidad y nuevas alternativas que se alejen del monopolio editorial de las grandes empresas terminen por cerrar sus negocios porque no son sostenibles. Es triste pero muy cierto.

Así que os pregunto ¿qué pasa? ¿Por qué todavía esta nueva forma de comprar libros no acaba de arrancar? ¿Si te ponen un caramelo delante no lo cogerías?

18 comentarios:

  1. Es un tema un tanto espinoso, pero creo que les falta promoción y publicidad, porque si hiciésemos una encuesta entre lectores, muchos no conocerían que existe la editorial Kiwi por poner un ejemplo. Además las editoriales que tienen ambos sistemas de ventas por lo general creo que no hacen distinción entre los precios de librería y de internet, o al menos tampoco lo dan a conocer. En fin, parece que no tiene una solución sencilla.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En eso llevas mucha razón porque para darse a conocer es imprescindible la promoción. Sucede con este tipo de editoriales que si sales de la esfera bloguera y preguntas ni las conocen, por lo general. Otra cuestión es que sean editoriales que promuevan o participen en eventos literarios, en salones, etc.
      La verdad es que iniciar una aventura editorial viene a ser igual de complicado que decidir ser escritor y darse a conocer.

      Las editopriales que venden por web y además venden en tienda es un caso aparte. Deben mantener el mismo precio en ambas plataformas porque si no se hacen la competencia a ellos mismos, sería un tanto extraño eso XD

      Eliminar
  2. El tema es ese, el estancamiento mental que tenemos con respecto a las compras por Internet. Yo, con la tienda online de mi librería tengo el mismo problema. La gente sigue viendo la red como algo inseguro donde pagas primero sin saber si vas a recibir tu artículo. Por supuesto, quienes somos serios pagamos las consecuencias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que poco a poco la gente irá confiando a la hora de comprar por web. Es cuestión de tener paciencia y aguantar el tirón. Algo similar sucede con el ebook y cada vez la gente lo compra más. Veremos qué pasa de aquí a unos años porque está claro que o cambian los conceptos o corremos el riesgo de que todo el sistema se venga abajo.

      Eliminar
  3. Buen debate. Comparto la opinión de que es un problema de adaptación y desconfianza. Yo salvé el obstáculo comprando en The Book depository, pero reconozco que las primeras compras me causaron bastante temor. Y si no llega, y si se pierde...y si, y si..
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que la primera vez nos sucede a todos. Ya cuando ves que no hay problemas y que incluso tienes la posibilidad de cambiar el producto y reclamar te animas a seguir consumiendo así. Yo he llegado a comprar hasta ropa y nunca he tenido problemas hasta la fecha.

      Eliminar
  4. Sí, yo opino lo mismo, a la gente le da miedo comprar por Internet porque nunca sabes si te está engañando, para ellos es más fácil ir a la tienda y comprar el libro porque ya lo tienes en la mano, sabes que está en buenas condiciones y que es lo que has pedido. Con Internet siempre tienes el miedo de que no te manden lo que has pedido, se equivoquen o el pedido se pierda. Es algo comprensible, hay que darle tiempo a la gente para que se acostumbre al sistema. Yo misma tenía mis dudas la primera vez que hice una compra por Internet, por suerte no hubo problemas y el paquete llegó bien, pero si por el contrario hubiese tenido una mala experiencia tal vez ahora no me fiase de comprar por Internet.

    No sé, espero que a la editorial le venga bien la decisión y no tenga que arrepentirse.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya lo comenté por ahí arriba, pienso que es cuestión de tiempo que la gente vaya abriendo las miras a este sistema. Habrá que esperar a ver si llega a buen puerto porque está claro que el beneficio es para todos, no solo para el que compra sino para la editorial y para el autor porque hay menos manos de por medio a la hora de repartir ganancias.

      Eliminar
  5. A mi me ha sorprendido comprobar que mucha gente no se siente segura comprando en internet. Yo hago casi todas mis compras en ella, compro muchos ebooks porque son más baratos y por lo que me cuesta un libro me compro cuatro, así de sencillo, si decido comprar papel este tipo de editoriales suelen ofrecer mejores precios, así que tampoco tengo duda.
    Para mi este miedo a comprar en la red es absurdo y me cuesta entenderlo... pero que existe es un hecho que tengo comprobado por comentarios de amigos y conocidos. Intento combatirlo siempre que puedo pero creo que tambien hay elementos generacionales en juego que harán que esto vaya desapareciendo poco a poco al margen de que haya que trabajar en ello.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pienso como tú, cada vez se vive más en la red con lo cual imagino que las mentalidades irán cambiando.

      Eliminar
  6. Muy interesante tu artículo. Yo vi el comunicado, y lo único que me hizo arrugar la cara fue el aumento del precio. En cuanto a las compras por internet, te digo que me gustan, pero... yo vivo en Venezuela, y la moneda oficial es el bolívar fuerte. No euro, no dólar. Para poder comprar libros vía web, hay que hacer una solicitud al banco, que es igual a: mucho papeleo. Ellos te asignan una cantidad, que es prácticamente nada, de verdad da lastima. Y lo más importante, uno tiene que tener una tarjeta de crédito. Como verás, es una complicación, y si es así en mi país hay que preguntarse qué otras naciones sufren lo mismo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La subida de precio es irremediable si distribuyes a tiendas, más que nada porque las comisiones de distribuidor y librería son muy altas.

      En realidad el artículo se refiere a la situación española, que es la que conozco, porque el tema en ciertos paises da para otro debate. Muchos lectores de paises como el tuyo se quejan precisamente de lo complicado que lo tienen para acceder a la mayoría de obras, incluso las novedades más vendidas, que ya es decir porque esas llegan con más facilidad a cualquier rincón. La solución es tirar de la red pero si a eso le sumas el problema que cuentas de cambio de divisas pues te puedes echar a dormir, o a llorar XD

      Eliminar
  7. La verdad es que ando tan perdida que no sabía que Kiwi había tomado está decision, la verdad es que se entiende que la editorial tome este camino como dices aún en el apogeo de las redes muchos se reservan a comprar por está vía, yo apenas lo estoy haciendo pero sólo en formatos ebook la verdad todavía no me animo a los fisicos por eso entiendo la posición de que no han de generar ganancias.
    Besos!

    ResponderEliminar
  8. Yo es que llevo ya casi un año (faltan unos dos meses) que llevo comprando solo vía internet. Me hicieron varias puñetas en dos librerías y al final me cansé. Y en mi ciudad no hay mucho donde elegir. Así una vez al mes, hago pedido en amazon.
    Y lo de los precios...me parece un tema dificil de denatir porque habrá mucha gente que no lo verá bien...yo en ciuerto punto les entiendo y vayua que por lo menos se molestan en explicarlo y encima les toca dar datos que no tendrían porqué enseñar.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  9. Creo que el gran problema a resolver por este tipo de editoriales es darse a conocer. Internet es muy grande pero realmente es muy difícil que la gente te conozca. A mi entender, la única manera en la que las pequeñas editoriales podrían salir airosas de la situación es llegando a acuerdo y promocionar una plataforma conjunta de promoción y venta. Creo que la única baza posible es la eliminación de el canal de distribución corriente y los grandes márgenes de las plataformas de ventas actuales tanto físicas como virtuales.

    Aún así, el margen de maniobra de las editoriales en España es complicado hasta que no se facilite la venta en Sudamérica. España es un mercado muy pequeño para que sean rentables.

    Yo he trabajado para editoriales, aunque para otro tipo de libros y a veces me planteo si defenderlos o no. Supongo que en las pequeñas las cosas se harán de otra manera, pero en las grandes el mayor maltratado y apaleado es el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por desgracia el autor sale mal parado de una forma o de otra, y eso que si no fuera por los escritores no habría libros que vender. Es curioso como funcionan las cosas, ha sido así siempre y no solo ocurre en lo concerniente a lo literario.

      Eliminar
  10. Qué razón. Yo he comprado por Kiwi y mi primera novela la han sacado ellos en digital.
    Entiendo y no entiendo a la gente, porque lo de que encarezcan el producto a ningún bolsillo le gusta, pero bien es cierto que las ventas deben acompañar para mantener el sistema que llevaban hasta la fecha y, como recalcas, lo de pedir para reseñar, genial, pero lo de dar los datos y pagar...ya le gustaba menos a mucha gente.
    Otra cosa es que, además, se critica que pongan un libro a 16,90€, cuando mucha gente gasta eso y más en otras novelas que adquieren en los mismos sitios donde van a encontrar ese en cuestión, ¿por qué el escándalo entonces? ¿les parece bien pagarlos por un autor internacional y mal por uno de aquí? Dicen de la calidad del papel, cierto es que los que hasta ahora sacaban no eran tan maravillosos a nivel estético como los de otras editoriales ¡pero el precio era muy inferior! y la gente no da duros por pesetas. Imagino que con la nueva distribución, tiradas y precios el producto mejorará.
    Una cosa está clara, si la gente tanto se queja del cambio ¡que compren online! Si las editoriales que arriesgan por este método se ven abandonadas por los lectores, no les queda otra cosa que adaptarse a lo "que vende", así que sí, quizá les fallaron las formas en el comunicado (o se malinterpretó, son personas), pero si se suma una distribuidora (que quien sepa un poco, sabrá que se llevan sobre el 60%), por lo tanto se sube el número de tirada, lo que lleva al aumento de precios..., es porque no queda otra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También creo que se ha protestado por desconocimiento, porque dudo mucho que un lector sepa demasiado sobre porcentajes de distribución o puntos de venta, de otro modo entenderían lo de la subida de precios, que precisamente ha sido lo más criticado pese a ser razonable y lógica.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...