23 abr. 2012

¿Qué título le pongo a mi novela?

Esa misma pregunta me hice el mes pasado cuando puse punto y final a mi última novela. No sé qué os parecerá a vosotros pero buscar un título para cualquier historia me cuesta horrores y me da hasta dolor de cabeza. Pueden pasar días, semanas e incluso meses hasta que me decido por un título adecuado, que no siempre me convence.

Titular una novela es un ejercicio de condensación en el que tendremos que transmitir una idea directa, preferiblemente representativa de la historia, en pocas palabras o una sola frase. Resumir nuestra novela de un plumazo no es nada fácil, de hecho la elección del título no debería ser una anécdota de la creación literaria sino que debe ser tratado como un elemento sumamente importante. Un buen título marca la diferencia entre una obra que pase desapercibida de otra atrayente. Esto no quiere decir que un buen título vaya ligado necesariamente a un Best seller, ni siquiera a una buena historia, pero sí que es un reclamo para los lectores y dependiendo de cómo sea llamará la atención más o menos.
Tened en cuenta que el título no solo arroja el concepto de lo que contiene un libro sino que está integrado con la portada, lo que constituye el primer contacto con el lector.

¿Y cómo se consigue un buen título? Ah, amigos, eso es una disciplina aparte pero sí que podemos recurrir a algunos recursos. Como por ejemplo a algo que ya esté escrito. No vale plagiar otros títulos, que conste, pero sí que podemos rescatar alguna frase o concepto que hayamos leído antes y que nos haya marcado. Otra forma de inspirarnos es a través de la música, las letras de las canciones esconden muchas frases originales y evocadoras que tal vez se adecuen a nuestra novela. No obstante es un hecho que muchas novelas nacen alrededor de un título preconcebido. Esto es una ventaja pero lo cierto es que no siempre se mantiene hasta el final porque una historia suele cobrar vida con lo que al terminarla, ese título que parecía perfecto, lo mismo ya no encaja.

Lo que yo recomendaría es coger un papel e ir escribiendo conceptos, ideas y frases, así es mucho más fácil poner en pie lo que queremos transmitir. Una vez conseguido sólo hay que ir eliminando o trabajando esos conceptos sobre el papel.

En cualquier caso siempre podéis ir a una librería y buscar libros del mismo género que el vuestro y observar qué tipo de títulos hay en el mercado. De cualquier modo sigo pensando que el autor no siempre es el más adecuado para titular su propia obra.

¿Qué pensáis vosotros? ¿Os cuesta buscar un título?

Por cierto, ¡feliz día del libro! Me pregunto si también entran aquí los ebooks o se inventarán un día para estos nuevos formatos.

28 comentarios:

  1. Estoy de acuerdo contigo en que poner un título es de las cosas más difíciles por las que pasa el escritor; tiene que condensar atractivo, misterio y curiosidad para que resulte interesante para el lector (seguro que no todo el mundo es así, pero yo soy de las que tiene muy en cuenta los títulos y las portadas). Creo que tu idea de ir anotando conceptos es muy buena; ya verás como pronto verás la luz. Espero leer tu obra pronto, 1beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, un título debe tener todas esas características que nombras, de hecho tiene más que ver con lo publicitario que con lo literario.

      Eliminar
  2. Hola Laura!

    Tienes toda la razón respecto a que hay historias que nacen con el titulo puesto. Como yo soy muy de relatos cortos y microrrelatos, en esos casos, cuando me ha venido primero el titulo, ya no suelo cambiarlo.
    Pero es cierto que frente a una historia màs larga en la que pequeñas anécdotas confluyen, hay que darle una atención especial a las palabras elegidas.

    Yo soy más de títulos cortos, y muchas veces, conceptos ingeniosos o juegos de palabras son los que me llaman la atención.

    Un beso y gracias por tu visión!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de los conceptos ingeniosos a mí también me gusta mucho, la cuestión es que hasta que no lees a lo mejor la novela no le encuentras el sentido, pero ahí está también la gracia :)

      Eliminar
  3. Siempre he pensado lo que comentas en una de las frases finales: que un autor no es el más indicado para titular su propia obra. Los lectores conseguirían mejores títulos y seguro que no sólo uno sería perfecto. Puestos a imaginar, algún día deberían probar a publicar libros con el espacio del título en la portada en blanco (qué difícil, no?)y que cada lector pudiera escribir el título que le gusta (os imagináis tu propia librería así?). De todos modos, también me gustaría conocer las propuestas del autor/a.

    Y sí, es difícil escoger un título para tu propio escrito. De hecho, yo casi siempre comienzo mis relatos con el título "Una historia cualquiera" (XD) y luego ya me caliento la cabeza con el título definitivo.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De hecho algunos autores hasta hacen encuestas o sondeos para que la gente proponga títulos, lo malo es que para eso hay que contar de qué va la novela y eso depende del autor y de lo que quiera revelar al personal antes de publicar.

      Eliminar
  4. ¡¡Feliz día del libro!!

    Pues para mí el título depende mucho de la novela. Con la primera no tuve dudas en ningún momento ya que las orquídeas blancas eran un elemento SUPERMEGAIMPORTANTE en el desarrollo de la trama.

    Sin embargo, estoy escribiendo otra cosa que no sé cómo... Ni siquiera estoy segura de que la línea argumental permanezca así que habrá que esperar a terminar la historia.

    Una vez se llega al final resulta más sencillo, al menos para mí.

    Mucha suerte en la elección (porque será su carta de presentación), seguro que será estupendo.

    Besotes ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También a veces hay suerte y sucede lo que dices, que existe a lo mejor algún elemento taaaan evidente en la trama que de cajón va a salir en la portada. Eso ahorra mucho trabajo en realidad XD

      Eliminar
    2. ¡¡Ya te digo!! XD Pero no siempre ocurre así, a veces tengo que hacer unas lluvias de ideas casi kilométricas :P

      Eliminar
  5. Lo paso fatal para elegir el título

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Deby vamos a tener que proponer algún ejercicio en el grupo para practicar el tema, ¿se te ocurre algo?

      Eliminar
  6. Elegir un título es un quebradero de cabeza, nunca se sabe cómo acertar ni cuál será el acertado. PArticularmente me llaman la atención los títulos largos y originales, pero esos no son válidos para todo tipo de novela

    Feliz día del libro

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que es verdad, los títulos largos y pintorescos suelen llamar mucho la atención, pero claro, no cazan con cualquier tipo de historia o género.

      Eliminar
  7. Pues verás, yo no escribo así que no tengo ese problema. Lo que si te digo, y sguramente no ayudo, es que un título es capaz de llamarme o repelerme a ver una sinopsis.
    Me parece un paso importantísimo.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como a ti a mucha gente le ocurre lo mismo, igualmente que una portada poco agraciada echa para atrás a muchos lectores.

      Eliminar
  8. Como aún no he escrito ningún libro no se me ha presentado tal dilema. Sin embargo creo que decidir como llamar a "un hijo" literario es algo muy personal. Nadie conoce sus entrañas como nosotros, lo que está o lo que no está escrito, y a veces ese conocimiento tan profundo es lo que nos dificulta resumirlo de "un plumazo" en un título. Salir vencedores de este escollo es una labor de distanciamiento, de ponerse en el pellejo del más crítico de los críticos o del más exigente de nuestros potenciales lectores, pero sin olvidar que ambos pueden ser el propio escritor. Es toda una paradoja.
    No existen títulos que resulten atractivos a todos, ni siquiera "lo comercial" resulta del todo útil a la hora de enganchar en ese primer vistazo a la portada. Seguramente conoces muchos libros que jamás hubieras leído por su título y que sin embargo cayeron en tus manos por una recomendación u otra circunstancia, y te terminó sorprendiendo.
    Un saludo
    Ibso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal vez es recomendable incluso esperar unos meses y releer la novela desde otro punto de vista antes de elegir un título. Es un buen consejo mirarlo desde la distancia.
      Por otro lado, también pienso que por tener un título poco afortunado la historia vaya a ser mala. Siempre nos encontramos con sorpresas si les damos una oportunidad a ciertas lecturas.

      Eliminar
  9. Buff es lo que peor lo llevo...siempre lo suelo dejar para el final. Aunque si que suelo hacer un esbozo de título al principio. LO que pasa es que luego al final siempre tengo que cambiarlo o modificarlo.
    Suerte con tu título!
    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Justo lo que yo hago. Normalmente le pongo un título, muy feo por cierto, y ya luego lo cambio al final. Más que nada las titulo por aquello de ordenar mis archivos, si a todo le pongo Sin título al final me lio XD

      Eliminar
  10. ¡Hola Laura! Sí, para mi lo peor de todo es poner título... Y eso que sólo hago relatos... ¡Qué ardua tarea!!!! En fin...Gracias por los truquillos ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues los relatos todavía es hasta más sencillo porque la historia está condensada de por sí, pero vamos que también hay que echarle un ratillo para decidirse.

      Eliminar
  11. Laura: Yo no podría escribir una novela sin tener el título, las únicas dos que he escrito están tituladas y siempre les pongo títulos de una sola palabra.
    Cariños: Doña Ku

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja, como dije por ahí arriba suelo titularlas provisionalmente, pero vamos que hay que ver los títulos que se me ocurren, normalmente son bastante ridículos y cómicos, así me rio cuando abro la carpeta de archivos XD

      Eliminar
  12. Dicen que siempre hay poner el título una vez finalizada la novela. Y es una tarea realmente complicada. Yo lo sufrí con la mía, jeje. Después revisando los títulos propuestos ves cada uno que... jajaj ¡Es incluso hasta divertido!
    ¡Ánimo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En mi caso siempre lo pongo al final, y no solo al final sino mucho tiempo después y porque no me queda más remedio porque tengo que registrarlas jajaja

      Y sí que es verdad que cuando echas un vistazo a las notas hasta te ries por los títulos que salieron.

      Eliminar
  13. ¡Jajajaja! Algún día te contaré cómo elegí el título de mi primera novela, :) Con la segunda fue más fácil, es un concepto importante incluido en la trama. Desde el principio fue ese. De todo lo que tengo guardado en el cajón hay cosas que ya tienen nombre y otras que no. Tampoco me preocupo en seguir un método, la verdad. Eso sí, a la hora de titular, si tarda en llegar, ¡es desesperante! ;) Mucho ánimo, ya nos contarás cómo va la búsqueda.

    ResponderEliminar
  14. Pues siendo sincera, depende del día ¬¬ jajaj hay veces q no consigo un buen titulo ni para las entradas del blog. Me gusta trabajar en varias cosas a la vez: para el libro de fantasia tengo un titulo perfecto que surgio nada más escribir la introduccion en cambio para el de romantica juvenil tengo otro que a medida que fui escribiendo la novela me di cuenta que no englobaba todo lo que queria... es un dilema. Espero que me sirvan tus consejos ;)

    ResponderEliminar
  15. ¡Hola Laura!
    Muy buena entrada, lo de los títulos si que es algo complicadísimo y muy importante.
    Me ha gustado la idea de anotar conceptos y también lo de la música o lo de las frases. Ni se me había ocurrido.
    Un beso y muchas gracias por los consejos.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...