31 oct. 2011

Especial Noche de Difuntos

“Un pueblo, un niño, un puñado de gatos… El fin del mundo se cerca y en todas partes sólo se escucha una cosa: Miau. Una historia escalofriante basada en hechos reales.”


Los gatos zombis

Quién me iba a decir que la noche de Halloween en San Triviani iba a desencadenar un holocausto a nivel mundial.

      Mi pueblo no es que sea muy grande, que yo sepa hay unos cuatrocientos habitantes nada más así que todos nos conocemos al menos de vista. La noche que empezó todo coincidió con la fiesta de Halloween, como todos los años salía con mis amigos y con mi hermano pequeño de propina a pedir caramelos. Por mucho que le insistía a mi madre nunca me libraba de tener que llevar ese lastre a todas partes. Un enano mocoso y llorica que no paraba de meterse en todo. Pero aquello era lo de menos.
      La noche se torció cuando llegamos a la casa de la señora May, una ancianita que no estaba muy cuerda y que vivía sola con sus gatos. Iba a tocar el timbre cuando un camión del ejército se precipitó sobre nosotros rugiendo como un dragón. Salimos en estampida y nos libramos por poco de acabar empotrados en la fachada y aplastados por el vehículo militar. La carga acabó desparramada por el jardín y algunos de los bidones que se habían roto rezumaron un jugo pastoso y luminiscente, que atrajo a los gatos de la señora May. Los animales acudieron en docenas y bebieron de aquella sustancia. Al poco empezaron a retorcerse como alimañas y enseguida supimos que el líquido era tóxico y había matado a los gatos. Lo inverosímil sucedió pocos minutos después. Los felinos resucitaron convertidos en zombis gatunos.
      A la primera que atacaron fue a la señora May, su propia dueña. No tardaron en comérsela y dejar sólo los huesos ante el asombro de todos los vecinos que habían acudido tras el accidente. Cuando acabaron con ella seguían hambrientos así que buscaron nuevas presas. Se desató el pánico y la gente del pueblo corrió despavorida, defendiéndose de los gatos zombis como podían: con palos, con escopetas de caza, incluso con el arma que más temían, las escobas. Pero nada podía con ellos. Si les atizabas un mamporro saltaban y lo esquivaban, si les disparabas volvían a levantarse, si les pegabas con la escoba se hacían pis en las cerdas. ¡Era un infierno! No había manera posible de acabar con ellos.
      Por fortuna el jugo tóxico sólo afectaba a los gatos porque no llegué a ver a ningún perro zombi o cualquier otro animal convertido. Lo que sí supe muy pronto es que la plaga se extendía con una rapidez alarmante entre la comunidad felina. Las docenas de gatos zombis enseguida se convirtieron en centenas y a los pocos días, cuando ya casi no quedaban vecinos en Triviani, se habían multiplicado en millares y extendido a los pueblos de alrededor. Las últimas noticias que escuché por radio fueron que habían llegado hasta la capital.
      Hoy se han cortado las comunicaciones, la radio ya no emite boletines informativos y se ha perdido el contacto con el exterior. Los supervivientes no sabemos qué está pasando en el resto del mundo pero puedo imaginármelo. Posiblemente los que siguen vivos estén escondidos y aterrorizados como nosotros. De toda la población de San Triviani sólo quedamos cinco.
      No sé dónde está mi hermano ni mis padres pero he decidido salir a buscarles. Sé que es una locura pero creo haber encontrado su punto débil. Si les cortas la cola mueren definitivamente.
      Voy a salir, de todos modos alguien tiene que hacerlo, ¿no?

21 comentarios:

  1. jajajaja, qué bueno! gatitos zombies, con lo tiernos que son ;-P
    Llévate unas buenas tijeras podadoras para cortarles las cola!!

    ResponderEliminar
  2. Muy bueno Laura... estas hecha un hacha...ahora cuidado con los "gatetes"

    ResponderEliminar
  3. Enhorabuena, Laura, una buena historia. Con la de gatos que hay, mal lo tendríamos. ;-)

    ResponderEliminar
  4. Uhhh gatos zombis!, me ha encantado, espero que el mío esta noche no se convierta en uno de ellos :S jejeje


    ¡Feliz Halloween!

    Bisous (^_^)

    ResponderEliminar
  5. Qué valiente en salir a luchar contra los gatos! Y me encanta la forma de acabar con ellos. Está genial la historia, Laura. Super original, y bastante terrorífica. Un beso!

    ResponderEliminar
  6. Oh me encanta el final, me quedo con ganas de saber que le pasaría XD
    ¡Saludos! :D

    ResponderEliminar
  7. Jajajajaj... me ha encantadooooo^^
    Humor, terror, líquido verde fosforitos, gatos zombies, miaus de babas negra... ¿se puede pedir más?
    Y el final, digno de todo heroína (de pueblito y gatos al asecho) ^^

    Kisses y feliz Hallowen, querida Laura:D

    ResponderEliminar
  8. ¡¡Genial!! Jajaajaja, me escanta tu estilo y tu sentido del humor. Es buenisimo. Mis felicitaciones guapetona.

    ResponderEliminar
  9. Muchas gracias a todos. Menos mal que por lo menos mi relato de serie B os ha divertido jajaja.

    Me pasaré en breve por vuestros blogs a leer los vuestros :D

    ResponderEliminar
  10. Fantástico!!!!!! me ha encantado! Tiene de todo, muchísimas felicidades

    Te sigo

    Besos
    Lourdes

    ResponderEliminar
  11. jaja Muy bueno, muy original.
    Que valiente para salir a exterminar a la plaga!!
    Lo disfruté mucho!!

    Besos!!

    ResponderEliminar
  12. ¡Qué bueno! Nunca hubiera pensado en algo así para escribir en mi vida.
    Pues ala, ¡a cortar colas de gato se ha dicho!
    ¡Muy bueno!

    ResponderEliminar
  13. Es difícil imaginarse a unas mascotas tan adorables como zombies XD
    Y con un final muy valiente, alguien tendrá que acabar con ellos ^^
    Un beso¡¡

    ResponderEliminar
  14. ¿A que te inspiraste un poquito en "los pájaros" de Hitchcok, aunque con un poquito menos de suspense y un poquito más de humor.
    Bien escrito
    ibso

    ResponderEliminar
  15. Jajajajajajaja, esos gatitos. xD Pese a que el relato en sí se oye espeluznante y sí creo capaz de hacer a los gatos torturar de esa manera al mundo, la imagen que colgaste me derrite de ternura. xD

    ¡Me encantó, Lau!

    ResponderEliminar
  16. Gracias por vuestros comentarios ^^

    Ibso en realidad está basado en las peículas de serie B, Los pájaros ni siquiera la he visto ¿te lo puedes creer?

    ResponderEliminar
  17. uuuuuuuw me gustó mucho la historia, en especial por los gatos ahí destruyendo todo jaja, me encantó, me imaginé los gatos saltando en puño para comerse la gente jiji.

    Está genial :)

    ResponderEliminar
  18. Es genial. Lo de la escoba me mató de risa. Pero, hey, esto es un asunto serio, el apocalipsis de los gatos no debe tomarse con menor preocupación que el de cualquier otro tipo de zombies... Yo por eso no dejo que mi linda gatita coma nada fuera... Claro, para el caso que me hace.
    Genial tu historia, el mayor miedo viene al pensar que hay más gatos que humanos, se lleva las de perder... xD

    ResponderEliminar
  19. Wow, Laura S.B.

    Felicidades por la originalidad que le diste al origen de como nuestros amados felinos se convirtieron en los temibles y horrorosos zombies que tienen carcomido al pueblo de Triviani.

    ¡Que protagonista tan valiente se revela al final de tu texto!

    Saludos Karuna ^^

    ResponderEliminar
  20. Anónimo20/8/14 0:25

    HAY QUE CORTARLES LA COLA ASI COMO LO HICIERON YAMCHA Y SU AMIGO EL QUE ES AZUL

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...