13 jun. 2011

Cosas de maniáticos


A todos nos ha pasado, sobre todo en el colegio o el instituto, que hayamos tenido que leer alguna novela o libro de esas que llaman “lecturas obligatorias”. Ya de entrada a estos pobres libros los solemos, o solíamos tachar de ladrillos por el simple hecho de tener que leerlos para aprobar alguna asignatura.
Lo cierto es que no llego a entender qué mente perversa ideó eso de obligar a niños de ciertas edades a leer la poesía de Machado o El Quijote. Estamos de acuerdo en que los clásicos hay que leerlos, o al menos conocerlos, pero al fin y al cabo una clase de lengua o literatura (en mi época eran dos asignaturas diferentes, ahora creo que van juntas), aparte del fin didáctico, ¿no deberían fomentar el hábito de la lectura en los más jóvenes. Y yo me pregunto, ¿cómo  va a coger el gustillo lector un joven de unos 12 o 13 años con El cantar del mío Cid como ejemplo literario? Así pasa, que la gran mayoría acaba pensando que eso de leer es solo para “gafotas” o “frikis” y que es mejor pasar el rato viendo Salsa Rosa.

Alguno de vosotros seguro que me diría que nada más lejos, que en el colegio le hicieron leer El Hobbit o algún libro de Harry Potter. Pues no sabéis lo afortunados que habéis sido porque yo tuve que leer cada cosa que te quedas muerto. Posiblemente ahora les sacaría mucho más partido a esas lecturas, y hasta me gustarían, pero con 12 años lo que me gustaban eran los cómics de Dragon Ball, no la poesía del siglo XVIII. En realidad, en mi caso en particular tampoco es que hiciese falta fomentar el hábito lector, que ya lo llevaba de serie, pero me consta que a muchos otros compañeros la palabra “libro” o “leer” les provocaba sarpullido (y posiblemente siga siendo así a día de hoy).

Sin embargo he de reconocer que como lectora empedernida que soy muchas de las novelas u obras de teatro que he leído en mi período estudiantil me han gustado, algunas incluso me encantaron. Recuerdo una obra de teatro en especial, Tres sombreros de copa, obra de 1932 y escrita por Miguel Mihura, que os recomiendo porque es muy divertida. Ahí sigue en algún rinconcito de mi estantería, y no descarto releerla ya que ha vuelto a mi memoria gracias a este post.

Otra novela que para mí fue un grato descubrimiento fue Tormento de Benito Pérez Galdós.  Es de 1889, ahí es ná, y lo cierto es que el realismo de Galdós es estremecedor, es una muy buena novela, sin duda, y cómoda de leer a pesar de la época en la que fue escrita.

Mi trauma llegó cuando tuve que leer El Quijote. Suspendí el primer examen y tuve que releerlo, ¡encima! Reconozco que la primera lectura la hice muy por lo alto, de hecho recuerdo que sólo leía la primera página de los capítulos y la última. Con razón suspendí, y la verdad es que aprobé a la segunda gracias a mis queridas chuletas, que de tantas hecatombes me salvaron (es que eso de la mala memoria lo llevo arrastrando desde jovencita y nunca he sido capaz de retener los nombres propios o las fechas, no es que no estudiase, es que por más que lo intentaba no se me quedaban ciertos datos).

La Odisea me encantó, y eso que la leí en “versión original”. Sí señores, en griego antiguo, una aventura traducir aquello. Claro que la que acabé leyendo fue la versión en castellano, que ya de por sí cuesta asimilarlo. Pero le cogí el gustillo a eso de los clásicos y me hice con la Metamorfosis de Ovidio, y es tremendo el derroche de fantasía e imaginación de ese libro. Si no tenéis pega a ese tipo de narrativa os recomiendo que intentéis leerlo, merece la pena.
¿Y qué me decís de La Celestina o de Don Juan Tenorio? Sí, ya… es que me gusta leer, qué le vamos hacer.
La moraleja de todo esto es que nunca debemos juzgar a un libro sin haberlo leído antes, porque las apariencias engañan y es muy posible que nos llevemos algunas sorpresas, unas mejores que otras desde luego.

¿Para vosotros cuáles han sido los libros de lectura obligatoria que finalmente supusieron una buena sorpresa? Y por el contrario, ¿cuáles fueron un infierno terminar de leer o supusieron un cerapio en toda regla?

14 comentarios:

  1. Buenísima entrada. A mí me mandaron leer en dos cursos distintos (manda narices, también) Tirant lo Blanc y en ninguna de las dos ocasiones pude acabarlo. Por el contrario, recuerdo dos lecturas que me sorprendieron para bien. Una de ellas fue El príncipe de la niebla, de Carlos Ruíz Zafón; autor que poco después se convertiría en mi debilidad. La otra, una que tú también has nombrado en la entrada, fue Tres sombreros de copa; rápida de leer y de lo más curiosa.

    He de reconocer que he tenido que leer cada librazo que tela pero, aún así, tuve algo de suerte porque mis profesoras intentaban intercalar los clásico con una lectura más contemporánea que intentaban que fuera de nuestro gusto (que normalmente no lo era, pero como mínimo lo intentaban).

    ¡Un besito!

    ResponderEliminar
  2. Interesantísimo post :)
    Yo aún soy estudiante de instituto y aún me siguen mandando lecturas obligatorias, pero nunca me han mandado con una edad muy temprana lecturas que no eran adecuadas para mi edad. Quiero decir, en 1º de ESO me mandaban novelitas cortas, de éstas infantiles-juveniles, para nada interesantes a mi parecer, pero que no me costó una barbaridad leer. En 2º de ESO, siguieron con libros del corte de "El niño con el pijama de rayas", y éso sí que fue un gran acierto, a la inmensa mayoría de mi curso nos encantó esta novela.
    Por otro lado, en 3º ESO ya comenzó lo duro: Miguel Delibes. Uf, qué gran escritor y qué gran peñazo xDDD. Es bueno, sí, pero pienso que "El camino" es una obra para leer con una cierta edad, para poder comprenderla mejor.
    En 4º ESO ya siguieron con Fernando Fernán Gómez, García Lorca, Pío Baroja, Fred Uhlman... Comparado con Delibes, una maravilla. Yo actualmente estoy acabando 4º de ESO, y si hay libros que me han marcado profundamente este curso, han sido los de Historia.
    Yo tengo un profesor de Historia que este curso, por primera vez, nos ha mandado lecturas obligatorias... que, lejos de desagradarme, me han apasionado. "Historia de dos ciudades", de Dickens, fue la que más me emocionó y encantó, de hecho le tengo muchísimo cariño a esa obra y no descarto releerla algún día, a pesar de su densidad. Otro ejemplo es "Rebelión en la granja", la que hemos tenido que leer este trimestre, sencillamente espectacular. Además, nuestro profesor nos ayudaba a comprender las obras, cosa que en Literatura no hacíamos: mientras leíamos "Historia de dos ciudades" estudiábamos la Revolución Francesa, y estudiábamos la Revolución Rusa mientras leíamos "Rebelión en la granja".
    En fin, después de este rollazo que te he soltado, te doy mi opinión sobre las lecturas obligatorias. Pregunté una vez a mi profesora de Literatura, tras la soporífera lectura de "El camino", por qué no nos mandaba libros juveniles famosos, como podían ser "Crepúsculo" o "Los juegos del hambre", que eran tan buenos como otros que nos había mandado e incluso más. Su respuesta fue: "Porque esos ya los leéis por vuestra cuenta" Y es cierto, probablemente yo no habría leído por mi cuenta "Historia de dos ciudades", y ahora se ha convertido en uno de mis libros favoritos.
    En fin, perdón por el rollazo que te he soltado T.T xD
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  3. Anna realmente es cuestión de suerte y del profesor que te toque, porque antes había mucho chapados a la antigua que te tenía que meter con calzador la literatura más clásica, de esas anónimas del mediavo, que te quedas muerta nada más leer las dos primeras palabras porque enseguida dices ¿en qué idioma esté escrito esto? En mi caso, no recuerdo haber leído ninguna novela actual (que creo que alguna cayó, pero en inglés), fueron todas de principios del XX para atrás. Eso no quita que alguna no me gustase, simplemente es que a esas edades no se comprenden ni se asimilan.
    Tres sombreros de copa me encantó, anda que no me reía ni nada leyéndola.

    Skila, ahora corren otros tiempos y me consta que hay profesores que sí que mandan leer otro tipo de literatura más adecuada para según qué edades. Lo que no veo normal es que te endosen un tochazo de más de 200 páginas de poesía simbolista de Machado, porque eso no lo entendía ni él, esí sí, se me quedó grabado el significado de la naranja. También estoy totalmente deacuerdo con la respuesta que dio tu profesor, Crepúsculo lo tenemos hasta en la sopa, yo no lo he leído y sé de qué va así que más a mano no se puede tener. Rebelión en la granja y El camino los tengo pendientes por leer ;)

    ResponderEliminar
  4. ¡¡Uff!! La primera obra que se me ha venido a la mente cuando he leido el post es Cien años de soledad U:___D Nos examinaron del libro de forma peliaguda, y es que con la barbaridad de nombres y personajes (y encima, muchos de ellos con el mismo nombre, para hacerse aún más lío >,<) no nos aclarábamos T,T Quedamos una amiga y yo para comentarlo y terminamos las dos igual de mareadas Ux_D

    Otra lectura obligatoria que tampoco me terminó de gustar fue El Quijote ^^U Entiendo que se "estudie" o más bien se analice, pero de ahí a empapárselo entero y examinarse... martirio >,<

    Sin embargo hubo otras obras que me gustaron mucho, como La casa de Bernarda Alba y Crónica de una muerte anunciada. También me encantó que, en una ocasión, nos diesen a elegir entre varios títulos y escogí Anna Karenina (me encantó ♥) ^^

    La verdad es que hoy por hoy no sé muy bien si todavía se centrarán en todos los centros sólo en estos clásicos o empezarán a innovar. Me consta haber leído por algún sitio a alguien que le habían mandado varias novelas actuales como lectura escolar (no recuerdo detalles, mi memoria es selectiva UxD), cosa que no veo mal siempre que también se intercalen con otro tipo de lecturas a las que quizás los chicos/as no se aventurarían si no se las mandasen. Pero eso sí, por favor, que las escojan mejor y sean más livianas, no es cuestión de espantar a nadie U:_D

    Muy interesante la entrada ^^ Un besote :)

    ResponderEliminar
  5. creo que algunas lecturas obligatorias, más que fomentar el hábito lector fomentan la quema de libros. Literalmente. En mi clase, cuando nos mandaron leer Las ratas, muchos celebraron el aprobado del examen prendiendo fuego a sus tomos. Reconozco que odié tanto ese libro (y más teniendo en cuenta que nos dieron un mes o así para leerlo) que no me horroricé tanto como debería...
    Por suerte, algunos de nuestros profesores eran más magnánimos y nos mandaban libros como 3 sombreros de copa (también me gustó).

    ResponderEliminar
  6. Déborah veo que Tres sombreros de copa es todo un clásico en lo que a lectura obligatoria se refiere, tal vez sea porque es lamar de entretenido, menos mal.

    Y Harle, hace poquito lei Cien años de soledad, me encantó pero no me imagino tener que hacer un examen ¡¡por el amor del altísimo!! Viene a ser lo mismo que El Quijote, qué trauma tengo con ese XD

    ResponderEliminar
  7. Laura, toda la razón del mundo.
    Recuerdo San Manuel Bueno Mártir, de Unamuno. Un auténtico coñazo.
    El Quijote, a una edada, claro. Si no, sales corriendo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Pues yo sali del cole hasce ya 4 años pero yo adoraba leer y leia todo lo que me mandaran!

    recuerdo que tuve que leer el perfume de patrick suskind y me encanto, lo adoré para mi fue increible, maravilloso!!!!

    tambien lei juan salvador gaviota, y ahora que lo pienso es algo de autoayuda!

    pero muchas de mis lecturas de clásicos han sido gracias a mi avidez por devorarlos O_O

    ResponderEliminar
  9. Pues estoy completamente de acuerdo en prácticamente todo.

    Yo siempre he tenido la suerte de que me encante la lectura, pero desde luego, con según qué libros, es imposible fomentarlo... véase "El Quijote" o "El libro de buen amor" en castellano antiguo.

    ResponderEliminar
  10. Yo disfruté como una enana en la optativa de bachillerato de literatura universal con Werther de Goethe (en aquella época iba muy al hilo de mi caracter melodramático XD) y también lo hice con El Quijote, tengo que reconocerlo, me reí a mis anchas. Y muchos otros... En griego solo traducíamos fábulas y en latín El Bello Gallico que no es que fuese una obra literaria en sí; pero sí que leí la Eneida (en castellano) y fue toda una experiencia.

    El que recuerdo que no me gustó nada fue Robinson Crusoe (1º de ESO, bufff) porque me parecía absurdo. Aquello era un canto a la individualidad (en plan "mira como me las apaño yo solito, no necesito a nadie") cuando Viernes lo era todo para él. Me pareció una historia muy falsa.

    Por cierto, no he leído la Celestina (aún no) pero Madame Bovary, que es del estilo, no tiene desperdicio ^^

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  11. Ronda mi mente desde hace tiempo dedicar en mi blog entradas a esos libros obligatorios que acabaron sorprendiéndome, parece que me leas la mente, jeje.

    Yo era de las de leérselo todo, pese a las dificultades, era como un reto, pero he de admitir que mis profesores intentaban que la lectura fuera agradable. Por ejemplo, en El Quijote (debo ser la única tonta que se leyó la segunda parte también en el instituto) la profesora nos hacía leer dos o tres capítulos por semana, hacía un pequeño cuestionaro y luego lo comentábamos en clase, así era más fácil. Eso sí, recuerdo que Robinson Crusoe a mí también se me hizo cuesta arriba, y eso que se supone que es un libro de aventuras y son los que me gustan XD.

    Un libro del que hablaré en mi blog y que me marcó especialmente, y eso fue en la época del colegio (vamos, que era una churumbel aún y lo mantengo en la memoria), fue Mecanoscrito del segundo origen, de Manuel de Pedrolo; me fascinó, me tuvo obsesionada días y me pareció tan adecuado, interesante, crudo y esperanzador a la vez que mira, que aún lo considero el mejor descubrimiento que mis profesores de primaria me regalaron.

    Genial entrada, Laura, y cargada de comentarios interesantes (y largos, de los que me gusta leer, jiji) ^^ Un saludo.

    ResponderEliminar
  12. ¿A todo el mundo le obligaron a leer El Quijote? Al menos la forma en que se lo hiceron leer a Eomoi es mucho más amena que soltarte todo el tocho y alé, aviatelas. Uno de los que habéis mencionado y que me gustaría leer es Madame Bobary, lo tendré que apuntar a mi lista de pendientes. El libro del buen amor queda descartado XD

    ResponderEliminar
  13. Hace poco me descubrieron un blog en el que un instituto (no me preguntéis de dónde, ni lo he buscado!) publica los comentarios sobre los libros que leen los alumnos; no sé si son lecturas obligatorias, me imagino que algunas sí, o recomendadas por el profesor, pero me gusta porque no son los típicos libros que nos hacían leer siempre. Eso sí, si no habéis leído alguno de los libros, absteneos de leer su comentario porque a veces es un resumen completo de lo que sucede ^^ Aquí tenéis el link: http://vegadeloslibros.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  14. Eomoi, eso es muy interesante, me pasaré por allí a escusear un poco. Gracias por el aporte.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...