6 abr. 2010

De diálogos, rayitas y otras puntuaciones


Doña Paca no está sorprendida porque le guste el tema de hoy en EscritorL, es que se ha enterado, no sé cómo, de una meganoticia que muy pronto compartiré con vosotros en cuanto sea oficial. ¿Qué será…? Aaaah, preguntadle a Doña Paca, aunque con la emoción parece que se ha quedado sin habla.

A parte de la noticia misteriosa hoy quería dedicarle un poco de tiempo a los diálogos, más concretamente a cómo puntuar correctamente un diálogo.

Me hizo mucha gracia aquel día que un amigo mío abrió por primera vez mi novela y dijo: “¡Si le has puesto hasta las rayitas a los diálogos y todo!”, se sorprendió, no de que tuviese rayitas sino de que estuviesen puestas correctamente.

Aunque pueda parecer sencillo puntuar un diálogo en una novela tiene sus reglas, que todo escritor debe conocer. El tema de hoy es pura teoría, aunque más adelante ampliaremos conceptos sobre los diálogos y también hablaremos de cómo construirlos y otras tantas cuestiones tan variadas como una fuente de “pescaíto frito” (a Doña Paca le encanta el “pescaíto frito”, sobre todo el adobo y las patitas de calamares rebozadas).

Para empezar todos sabemos que cuando un personaje literario habla se señala con guiones, pero no con el guión corto que está tan a mano en el teclado “-“ (eso sería ponérnoslo fácil), sino con el guión largo “―” que encontraréis en el apartado símbolos del Word. Un truquito para conseguir el guión largo si no trabajamos desde Word es ir a través del menú inicio de nuestro pc/accesorios/herramientas del sistema/mapa de caracteres. Además del guión largo hay otros tantos símbolos que pueden serviros, si es que no tenéis el Word a mano.
Una vez localizado el guión largo vamos a ver qué tipos de diálogos nos podemos encontrar:

En un diálogo puede hablar solamente el personaje.
(1)―Por fin he llegado a casa.

O también incluir un inciso por parte del narrador.
(2)―Por fin he llegado ha casa ―dijo Cornelio.

Para complicarlo un poco más además del inciso del narrador, Cornelio que habla hasta por los codos continúa con su locución.
(3)―Por fin he llegado a casa ―dijo Cornelio―. Y tengo un hambre terrible.

Antes de seguir con las variantes analicemos la disposición de los elementos. (1) Fijaos que al comienzo de la frase comienza con mayúscula tras el guión, sin dejar ningún espacio. (2) Tras hablar Cornelio hay un espacio y se separa con otro guión el inciso del narrador, que comienza con minúscula y cierra el diálogo con un punto y a parte. (3) Al terminar la primera frase se deja un espacio, se abre otro guión y habla el narrador. Como veréis el inciso del narrador queda entre los dos guiones, sin espacios entre la primera y última palabra, y además tras el último guión se cierra con un punto y seguido que precede a la siguiente frase de Cornelio (no se olviden de empezar con mayúscula después de un punto.

En cuanto a otros signos de puntación en el diálogo como la interrogación “?”, la exclamación “!” o los puntos suspensivos ” …” siempre preceden al inciso del narrador y deben ir antes del guión:

―¿Por qué has vuelto tan pronto? ―preguntó su madre.

―¡Qué sorpresa! ―añadió su tía.

―Pues se podría haber quedado en Londres… ―susurró su primo Bernardo.

Sin embargo, y aunque suele usarse poco, los dos puntos “:” van tras el inciso del narrador.

―Pues es muy sencillo ―dijo Cornelio―: en Londres llueve mucho y me da miedo el agua.

Es posible que en ciertas ediciones encontréis una variante del ejemplo número 3 de arriba, es también válida:
(3.2)―Por fin he llegado a casa. ―Cornelio se sentó en la silla―. Y tengo un hambre terrible.

Hasta aquí el EscritorL sobre puntuaciones de diálogos, si alguna vez os asaltan las dudas abrid cualquier libro de vuestra estantería y analizadlo con detenimiento, es muy probable que os resuelva el enigma.

12 comentarios:

  1. Como siempre un EscritorL muy útil. La verdad es que me costó un poquito pillarle el truco a eso de los diálogos, pero al final creo que lo he conseguido x_D.

    Es curioso, pero antes de animarme a leer libros en inglés estaba convencida de que el sistema de diálogos con guiones era algo universal. Menudo chasco cuando vi que en inglés va la cosa a base de comillas XD.

    ResponderEliminar
  2. ¡Me ha parecido interesantísimo! Lo he copiado en un word y todo por si alguna vez me animo a escribir algo ;). ¡Muchísimas gracias!

    ResponderEliminar
  3. Cloe, ¿que los ingleses no ponen rayitas? Lo que se pierde una por no saber inglés.

    Lana, de nada, como siempre me alegro de que os sean útiles mis humildes consejitos.

    ResponderEliminar
  4. Esto es muy útil. Yo soy de las que uso el guión chiquitín, es que no saber es como el que no ve

    ResponderEliminar
  5. Muchas veces sólo hay que obserbar un poquito, así es como he aprendido casi todo lo que sé (que tampoco es que sea gran cosa jajaja)

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias, Laura.
    A veces el Word es listo y pone solo el guión largo, sobretodo cuando vas escribiendo un diálogo, pero al momento de corregir cuando no lo hace me has ayudado a saber cómo solucionarlo.
    No me había dado cuenta de la falta de espacios después de ellos, con lo amante que soy de la barra espaciadora...!

    Besos!

    ResponderEliminar
  7. Hola Laura. Me ha encantado tu blog. Lo he estado explorando un rato y he descubierto entradas muy interesantes.

    En cuanto al caso 3.2 de esta entrada, con tu permiso me gustaría ampliar la información diciendo que, en realidad, el ejemplo que planteas es incorrecto. Solo se permite comenzar el inciso con mayúscula (y terminar el diálogo con punto antes del inciso) cuando lo expresado en el inciso no hace referencia alguna al diálogo anterior.

    Ejemplos:

    "–Hola. –Dijo Pedro." <-- Incorrecto. "Dijo" se refiere al diálogo. Lo correcto sería:
    "–Hola –dijo Pedro."

    "-Nos vemos mañana. –Entonces Pedro hizo un aspaviento y cruzó el umbral." <-- Correcto, ya que el inciso no refiere directamente al diálogo.

    Otro detalle que debe tenerse en cuenta es que no hay espacio entre los guiones largos (rayas) y los incisos (es un error frecuente entre los principiantes):

    –Hola –dijo Pedro-, ¿cómo estáis? <-- Correcto.
    –Hola– dijo Pedro –, ¿cómo estáis? <-- Incorrecto.

    Espero haber servido de ayuda. Un abrazo de un compañero escritor. :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, Ramón! Esto lo revisaré, que ya es hora de modificarlo. La entrada es muy antigua y no la volví a repasar, la info la tomé de un artículo que hablaba del tema ;)
      Si te contara la aventura que tuve respecto a este tema con la corrección de mi rpimera novela te quedabas muerto...

      Eliminar
    2. ¡Cuenta, cuenta! No me dejes con la intriga. :-)

      Eliminar
    3. Básicamente que yo tenía la puntuación bien puesta y cuando me llegó de vuelta habían modificado toooodos los diálogos y los habían puesto al revés, con los espacios donde no correspondía, los puntos mal puestos, etc... Imaginate el trabajazo de volver a ponerlo como estaba.

      Eliminar
  8. Pues vaya unos correctores chapuzas, ¿no?

    A mí me pasó algo parecido, aunque menos grave. También me devolvieron la tripa totalmente desarmada, pero en mi caso fue un error de ortotipografía. El maquetador, al parecer, no había leído el libro y por tanto no se había dado cuenta de que mis cambios tipográficos no eran por capricho, sino que respondían a la existencia de metatexto (texto dentro de un texto, como cuando un personaje lee un libro, que como ya sabes debe resaltarse de algún modo, aunque sea mediante cursiva). Me habían revocado todo rastro de formato, así que tuve que volver a aplicárselo desde el principio. En fin, anécdotas. ;-)

    ResponderEliminar
  9. Grandiosa entrada, si te soy sincero, jamás hubiera encontrado por mí mismo el guión largo. Muchas gracias!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...