25 nov. 2013

Para leer: Hija de humo y hueso, de Laini Taylor


¿Creéis posible que un libro os guste pero no? Pues este es el caso, y tiene su aquel explicarlo porque al fin y al cabo se trata de una cuestión de gustos personales. Lo cierto es que si nos paramos a analizar Hija de humo y hueso se podría decir que como base tenemos la misma historia de siempre, aunque la autora la disfraza de tal forma que hace que parezca particular. Pero vayamos por partes. ¿Qué no me gustó? No me gustó que recurriera a lo tópico, a esos ingredientes que, al parecer, son imprescindibles en la novela juvenil actual y que están más manidos que un plátano pocho, como por ejemplo:

-La edad de la protagonista. ¿Por qué diecisiete? ¿Por qué las protagonistas son eternas adolescentes y siempre tienen la misma edad? Sí, ya, para que “las lectoras” se identifiquen con ellas... Eso está muy bien, pero en el caso de Karou algo rechina porque la edad no me cuadra ni de lejos. Desde el principio pensé que tendría como mínimo unos veinte años.

-El pasado de la protagonista. Como siempre sucede en este tipo de novelas, Karou tiene un pasado secreto que desconoce y para más inri está relacionado con lo mágico.

-Venga, va, ahora nos hace falta… Un chico guapo, guapísimo, de esos que quitan el hipo y te encienden el horno nada más verlo. Además es un machote con poderes extraordinarios, un guerrero de aupa que da tortas como panes y, cómo no, está enamoradísimo de nuestra protagonista.

-El triángulo amoroso. No podía faltar otro chico guapo que también está “prendado de nuestra protagonista”, pero que no se va a comer nada con ella ni aunque el otro chico guapo la palmase.

-Que no se nos olvide la amiga enrollada. Toda protagonista de diecisiete años debe tener una amiga simpaticona y modernita a la que contar las cosas.

Siempre igual, siempre lo mismo… Pero Hija de humo y hueso se salva por varios motivos:

-Por la narración. Cada párrafo está elaborado con tiento y cada palabra encaja en su lugar sin chirriar. Es fluida, intensa y capaz de generar intriga o emocionarte cuando toca.

-Por el cambio radical del tramo final. La historia no es que dé un giro sino que retrocede en el tiempo, y resulta que es una vuelta al pasado tan memorable que salva la novela. Sinceramente, de haber terminado con la historia de Karou y Akiva, a secas, la habría suspendido pese a los momentos buenos.

Considero que es una novela, para mi gusto, llena de altibajos narrativos. A veces el ritmo se acelera de tal modo que te trapa durante páginas y páginas hasta que de repente frena de sopetón, alarga demasiado la pausa con rellenos innecesarios y te saca por completo de la historia. Hubo partes que me aburrieron mucho y estuve a punto de aparcarla (de hecho el libro se llevo una semanita larga sin abrir). El comienzo tiene gancho porque nos describe a Karou, su vida solitaria en Praga y, lo más importante, la extraña familia con la que se crió: quimeras, seres que parecen haber sido hechos con retazos de diferentes animales. Ella los adora, y no le importa hacer de recadera o tratar con los traficantes que facilitan dientes a Brimstone; el jefazo, y por cómo la trata hay que dar por hecho que es su tutor. Por más que ella insiste Brimstone no suelta prenda. Ni le cuenta de dónde vino, ni por qué unas quimeras acogieron a un bebé humano, ni tampoco le da pistas sobre el uso de tanto diente o de dónde saca las cuentas mágicas de los deseos con las que paga a los traficantes (con una de ellas Karou deseó tener el pelo azul. Yo también lo haría, solo que en lugar de azul me lo pondría rosa fucsia, como el de Laini Taylor). Y entonces es cuando aparecen en escena los serafines y la historia empieza a ponerse interesante. Poco a poco van marcando con fuego las puertas mágicas que están repartidas por el mundo y Karou utiliza para entrar en la tienda de las quimeras, hasta que las entradas desaparecen.

Uno de los elementos que más me han gustado ha sido precisamente el conflicto entre serafines y quimeras, enemistados desde hace siglos. Karou se verá envuelta en esa guerra aunque para mi disgusto le va a prestar más atención al serafín superguapo y buenorro de alas de fuego y ojos de tigre. Por eso mismo me quedo con ese tramo final que nos lleva al pasado, porque el conflicto y sus consecuencias cobran protagonismo pese a que la trama principal se centra en la tragedia de dos amantes (una quimera y un serafín), que se verán separados por prejuicios y enemistades raciales. Es, al fin y al cabo, una reinterpretación del clásico de Shakespeare, Romeo y Julieta, el cual enlaza con los sucesos que envuelven a Karou en la actualidad. Aparte, es lo que da sentido a su pasado y a su relación con Akiva.

Y sí, es la primera parte de una saga… Qué le vamos a hacer, están de moda. Tal vez por eso este primer libro se alarga tan innecesariamente en algunas ocasiones, porque hay que escribir dos libros más y la historia quizás no dé para tanto así que hay que rellenar. No obstante pienso que el segundo libro puede dar un giro radical y convertirse en algo muy distinto. Al menos es lo que me gustaría. Días de sangre y resplandor es el siguiente título, que por cierto lleva un tiempecillo en las librerías.

Como curiosidad os dejo una imagen que enontré de casualidad: una Monster Karou bien maja, que supongo será obra de alguna fan de la saga.


El gatito Baldomero dice:
Está entretenido.

7 comentarios:

  1. ¡Hola!
    Concuerdo con vos en el pasado de la protagonista, me pareció muy visto y predecible, o al menos yo ya intuía su pasado. Aún así, y a mi vena masoquista, me he comprado su segunda parte jeje.

    Besos =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que nome importaría leer la segundap arte, pero de momento voy a esperar porque tengo mil libros en cola que prefiero leer antes. Estaré atenta a las reseñas a ver qué tal habla la gente de la 2ª.

      Eliminar
  2. Aún no lo he leído, pero yo estoy segura de que me va a gustar un poquito más que a ti. Como dices es cuestión de gustos y a mí los tópicos juveniles que mencionas no me importan demasiado.

    Que el chico sea guapísimo lo aceptaría sin problemas :P Y lo de la protagonista con 17 años en cada novela, bueno... También lo pasaría. Lo que llevaría peor es si la protagonista es de estas insufribles que parecen tener un intelecto de la leche, pero que luego tienen menos luces que una canoa o que carecen por completo de inteligencia emocional o un mínimo de empatía. Eso me molesta más, la verdad, y parece que es un tipo de personaje que hace escuela...

    En fin, gracias por la reseña porque me ha aclarado las pocas dudas que tenía sobre si lanzarme o no a leerla (tanta reseña muy positiva hace que algo en mi cabeza me diga: NO... mejor espera) jejeje.

    Un besote ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ti seguro que te va a gustar mucho, además la protagonista no es de esas que te dan ganas de ahogarla para que se calle XD

      A mí me pasa como a ti con las reseñas, cuando veo que todo el undo hablar bien de un libro, no sé muy bien por qué, le rehuyo. También es verdad que mis gustos son un poco particulares.

      Por cierto, en poco colaré en mis lecturas Entre cuentos de hadas. Ya te contaré cuando lo termine :)

      Eliminar
  3. Tengo ganas de leerlo, aunque no es de los que me encabezan la lista =P

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo lo colé porque estaba viendo mucha reseña buena y me entró la curiosidad. Además tenía pinta de que me podía molar bastante, la pena es que en algunos aspectos se quedara cojillo.

      Eliminar
  4. A mí este libro no me gusto mucho, acepto que la historia es original pero la manera de contarla se me hizo pesada y revuelta por eso no tengo prisa de leer la continuación aún n.n
    Besos!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...