3 oct. 2012

Para leer: Hipernova, de Amaya Felices

Poco a poco vuelve la calma… Ya va siendo hora de que retome el trabajo acumulado, entre ellos darle un poco de movimiento al blog (que al pobre lo tengo abandonadito). Pero que no decaiga, pues dentro de muy poco estaré en el Imagicon (Urnieta), como ya sabéis, presentando El letargo del pájaro de fuego. Se ha modificado la hora del encuentro, de las 18:00 pasa a las 17:00, tenedlo en cuenta.
Nos veremos el sábado pero antes, el viernes 12, tenemos otra cita importante en el Imagicon. Amaya F. nos presentará su novela Hipernova, y tendré el privilegio de acompañarla en la mesa para hablar con los lectores de esta fantástica historia. La cita es a las 16:00, en la Casa de la Cultura.

Os dejo a continuación con la reseña de Hipernova. Espero que os abra el apetito y os decidáis a darle una oportunidad, porque merece la pena.


Cuando una novela es de género Cifi hay lectores que se ponen en plan vago y les da pereza leerlas. «Que si son muy espesitas, que si no entiendo lo que me cuenta, que si no me gustan las batallas espaciales…» Pero resulta que con Hipernova no tenéis excusa porque se trata de una historia muy especial. Es una novela de Ciencia Ficción, pero con una buena carga de romanticismo y erotismo. Y no os asustéis por la “etiqueta” de género Cifi porque se sobrelleva muy bien a pesar de que la tecnológica es parte importante, tanto como el marco social y la ambientación futurista. Es al principio cuando más hace hincapié en las descripciones, pero pasadas las primeras páginas entra en materia y la historia se lleva todo el protagonismo. De cualquier modo las descripciones no son para nada tediosas o enrevesadas, están bien integradas con la trama, de tal forma que es fácil asimilar la información.

Para entender el argumento es necesario explicar el tipo de sociedad que retrata Hipernova. La colonización espacial ya es un hecho para los humanos, y no solo eso sino que además se conoce la existencia de otras civilizaciones alienígenas, que aunque no aparecen físicamente en la historia sí que están presentes con su tecnología. Por otro lado en la Tierra se vive de manera muy diferente a la que conocemos hoy día. La principal potencia se encuentra en Pekín y las relaciones sociales han llegado a un punto de deshumanización total. El amor se ha convertido en un concepto retrógrado y anticuado, está mal visto, mientras que el sexo se vive de forma libre y cotidiana. Imaginad cómo sería ir por la calle y encontrar a parejas dándole al tema como quien se para a saludar. Es una de las cuestiones más curiosas y que más me llamaron la atención de la propuesta de Amaya. No obstante encontré antecedentes claros en el planteamiento. Aldous Huxley, con su novela Un mundo feliz, trataba una sociedad muy similar donde los niños se criaban en probetas, sin contacto con sus progenitores y se les enseñaban juegos sexuales desde la infancia. La Supersex, la droga que utilizan en Hipernova para estimular los orgasmos, también me recordó al famoso Soma que tomaban los ciudadanos de Un mundo feliz. En Hipernova el uso de las drogas para condicionar el comportamiento y controlar las emociones está a la orden del día; no así en las Colonias. Y he aquí el quid de la cuestión.

Noelia inicia una peregrinación junto con su madre, para curar a su padre en un lugar llamado El Templo. En Pekín este tipo de comportamientos sentimentalistas están tachados de anomalías, por eso su familia se juega ser repudiada socialmente. Sin embargo no les supone un impedimento, ni siquiera las detiene el hecho de tener que atravesar una franja de millones de años luz que se encuentra en guerra. Noelia conocerá a Ethan en plena travesía, un mercenario exmilitar que procede de las Colonias. Él tiene una educación totalmente diferente a la común en la Tierra. Cree en el amor y la familia, y cuando se enamora de Noelia su afán será hacerle entender su punto de vista. Ella, por su parte, lo que quiere es un buen polvo con el mercenario super sexi. Es una relación atípica si la comparamos con los tópicos actuales en los que el chico huye de la chica, o en los que la pareja se niegan a aceptar lo que siente. Aquí, desde el principio, ambos tienen claro que se gustan, pero cada cual tiene metas diferentes. Eso sí, la temperatura sube cuando están juntos y la tensión sexual va en aumento. Aun así Ethan se mantiene firme y hasta que no cuenta con el amor y la confianza de Noelia no se lanzará a la piscina (o a la cama, mejor dicho). Entre tanto, el viaje es bastante movidito. Sufren ataques del enemigo, y también se embarcarán en una misión de riesgo. Él es mercenario, pero ella es espía. Ambos, al haber trabajado para el gobierno y la milicia, tienen cuerpos mejorados y dan tortas como panes.

Es, desde luego, una historia muy dinámica, entretenida e interesante, y además tiene el ingrediente que le falta a muchas novelas de Ciencia Ficción y que tanto nos gusta a las féminas, el romance.

El gatito Baldomero dice:

¡Está genial!

9 comentarios:

  1. Lo quiero leer, me llama mucho y su portada me encanta xD
    Besos!

    ResponderEliminar
  2. A mí no me gustan mucho las novelas de ciencia ficción aunque creo que es la primera que veo de estas características
    besos

    ResponderEliminar
  3. Pues a mi si me entran ganas de leerla :B

    ResponderEliminar
  4. Lo quiero leer, tiene muy buena pinta.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. NO es la ciencia ficción lo mío, así que esta vez me parece que lo dejaré pasar.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  6. A pesar de no sentirme atraído por la ciencia ficción este argumento me llama la atención. La tendré en cuenta.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. La Cifi es un género muy repudiado, pero no entiendo porqué. Se tiene un concepto muy equivocado sobre la Cifi actual, que por cierto, ha evolucionado mucho con respecto a las obras clásicas.
    Claro que a mí me pasa algo parecido con otros géneros, como la romántica. Luego siempre acabo leyendo alguna novela romanticona y resulta que me gusta XD

    ResponderEliminar
  8. La cifi es de mis géneros favoritos, aunque muchos la traten como a un género chico
    Besos, me lo apunto.

    ResponderEliminar
  9. Yo también soy cifi fan. Quizás más clásico, en el sentido de que no sé si me terminaría encajando del todo ese componente romántico-erótico que promete esta historia. Pero me la apunto aún así, nunca se sabe.

    Besines :)

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...