14 abr. 2012

Titanic en 3D

Con motivo del centenario del hundimiento del famoso barco, en Adictos a la Escritura hemos querido dedicar los relatos del mes al Titanic. Como la historia de Jack y Rose ya la han contado, he decidido contar en esta ocasión la historia de Andrea y Carmen, dos hermanas gemelas marcadas por el Titanic y que también van a celebrar un peculiar aniversario.

Espero que os guste el relato, y si queréis leer el resto de propuestas de los demás escritores de Adictos, pinchad en el link de arriba.


Titanic en 3D



Andrea esperaba en la cola con impaciencia. Estaba nerviosa pero sin embargo lucía una enorme sonrisa en el rostro pecoso. Casi no podía creer que estuviese a punto de entrar, era como si fuese a embarcar por primera vez en ese maravilloso barco que tanto había marcado su vida. Tal vez para los demás aquello era una tontería, una experiencia más en 3D, pero para Andrea significaba mucho.
   Habían pasado un puñado de años desde que sufrió aquel accidente que le tuvo postrada en una cama durante más de año y medio. La tarde que ocurrió había quedado con su hermana gemela para ver el estreno de la película Titanic. Todos decían que era una maravilla y que la historia de amor era preciosa, como Andrea era una romántica empedernida intentó convencer a su hermana para que le acompañase después de que sus amigos la hubiesen dejado colgada. Después de mucho insistir consiguió convencerla puesto que a su hermana, al contrario que a ella, no le hacía ninguna gracia perder tres horas de su vida viendo aquel dramón.
   Aun siendo gemelas las dos hermanas eran muy distintas. Ya desde pequeñas, a pesar de su parecido físico, tenían aficiones dispares y caracteres opuestos por eso siempre andaban de peleas y broncas. Tanto era así que una vez estuvieron unos meses sin dirigirse la palabra a menos que fuera para insultarse. Por eso Andrea se lo pensó bastante antes de pedirle que le acompañase a ver Titanic. El romanticismo no cazaba con su hermana, que en cuanto vio el tráiler calificó la película como “un pestiño infumable y pasteloso”, palabras textuales. Por suerte el morbo de ver la recreación del hundimiento avivó su curiosidad y cedió a acompañarle.
   Andrea se salió con la suya así que quedaron directamente en el cine porque su hermana iría allí directamente después de clase. Decidió coger la moto para llegar a la hora, no fuera que el autobús se retrasara y llegase con la película empezada. Con lo que no contó fue con el mal tiempo y al poco de ponerse en camino empezó a lloviznar. El casco y el mono le protegían de la lluvia pero poco pudieron hacer contra el imbécil de turno que se saltó aquel semáforo en rojo. El coche la arrolló y después de eso perdió la noción del tiempo hasta que despertó en el hospital meses después.
   Cuando abrió los ojos se sintió muy débil y asustada. Cuando miró a su alrededor a la primera que vio fue a Carmen, su hermana, que con lágrimas en los ojos la abrazó antes de ir corriendo en busca del médico. Resultó que Carmen no se había separado de su lado en todos aquellos meses, y tampoco lo hizo en su larga recuperación. La acompañó hasta que al fin, un año y medio después, salieron juntas por la puerta del hospital.
   En uno de sus cumpleaños su hermana le regaló el DVD original de Titanic. Andrea ya la había visto cientos de veces, era su película favorita, pero verla en la televisión no era lo mismo que en la gran pantalla. Fue Carmen la que le dijo que volvían a estrenarla en cines y en 3D, y fue ella misma la que le compró las entradas para que ambas pudiesen ver la película juntas.
   ―¡Hey, Carmen!
   Su hermana acababa de aparecer y en cuanto llegó a su lado la abrazó y le dio dos besos.
   ―¿Estás nerviosa? ¡Yo sí! ―le dijo Carmen con una sonrisa.
   ―Pues claro que estoy nerviosa.
   ―¡Ah! Te he traído un regalo. ―Le dio la bolsa que llevaba en la mano.
   ―¿Qué es? ―preguntó con curiosidad. Rebuscó en la bolsa y sacó dos plásticos desinflados y con conejitos estampados.
   ―Son unos manguitos, para que no te ahogues.
  Las dos hermanas rieron la broma justo cuando el portero abría la puerta de la sala. Las dos supervivientes cruzaron la puerta para embarcar en el Titanic, para recordar lo grandioso que fue antes de hundirse y para celebrar que Andrea no se hubiese hundido con él.

22 comentarios:

  1. Me ha emocionado mucho el final de tu relato. Precioso y muy interesante cómo has tratado el tema, hilando el destino del Titanic con el de Andrea y su hermana ^-^
    Me ha encantado =)

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado Laura, es precioso, la forma de unir un drama con el de estas dos gemelas. Me gusta mucho como lo has narrado y el final tan precioso y con ese toque de humor tuyo que le has dado. Besos

    ResponderEliminar
  3. Muy original. Dos hermanas y un destino o como el Titanic sigue haciendo de las suyas cien años después. Enhorabuena, me gustó mucho, tienes una forma de escribir que me encanta.

    ResponderEliminar
  4. Está precioso, me ha encantado.
    El romanticismo no cazaba con su hermana no me suena bien. ¿No será "no casaba"?

    ResponderEliminar
  5. Un relato muy emotivo. Estoy de acuerdo con Deborah la palabra correcta seria casaba. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  6. Muy bueno, Laura, me emocionó mucho y me encantó el retrato de las hermanas, me han parecido muy reales.

    Me encantó la foto también :-P

    Besos y me alegra que este mes pudieras participar!!

    ResponderEliminar
  7. Me ha encantado! Has sabido darle la emoción justa. Y el final me ha gustado mucho.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  8. ¡Hola Laura!
    Un relato muy bonito, me ha encantado.
    Un beso

    ResponderEliminar
  9. Realmente un texto distinto, al fin y al cabo la peli sirvió para algo en la vida de estas hermanas!!
    Que bien lo has narrado!!

    Besos

    ResponderEliminar
  10. ¡Hola Laura! nwn A decir verdad, me gustó mucho cómo se unieron ambas tragedias en una sola forma. Sin duda alguna, el Titanic no sólo se limita a un barco que se hundió, al suceso que esa noche ocurrió, sino a los miles que le precedieron.

    ¡Me encantó, es precioso! Besitos -3-

    ResponderEliminar
  11. Que bonito relato! no he ido a ver Titanic 3D pero no se si vaya XD

    ResponderEliminar
  12. Bien llevado lo de las hermanas. Me ha gustado mucho.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  13. lindo, en definitiva es un recordatorio de que no somos dueños de nada, la vida se lleva todos los créditos

    un saludo

    ResponderEliminar
  14. ¡Laura! No recuerdo haberte leído antes...Pero no me he decepcionado...ha sido maravilloso...Y bueno, he mojado el teclado...Se me ha salido una lágrima ;-)

    ResponderEliminar
  15. Muy bueno el final, rompe con el drama de la historia. ;)

    ResponderEliminar
  16. Muy bonito, sobre todo el final que me ha encantado.
    Un besazo!

    ResponderEliminar
  17. Genial el relato.
    Respecto a la película... no la h visto
    Besos

    ResponderEliminar
  18. Qué chulo el relato, muy bonito homenaje también. Tengo ganas de ver la peli, aunque me tocará ir sola, ;) Un beso

    ResponderEliminar
  19. Muchas gracias por vuestros comentarios, me alegro de que haya gustado a pesar de ser un relato bien sencillo y más tristón de lo que acostumbro. ¡No pude evitar lo de los manguitos! jajaja.

    Besos para tod@s :)

    ResponderEliminar
  20. Laura S.B: Pues al menos Andrea sobrevivió y tuvo tiempo de ver a los que no tuvieron la misma suerte.
    Pues no hay nada como ver a un ser querido enfermo o en riesgo de perder la vida, para preciar lo mucho que lo queremos.
    Buen relato: Doña Ku

    ResponderEliminar
  21. Interesante enmarcar la historia con la superación personal y la supervivencia del individuo. Acertado colocar a los personajes delante del escenario del hundimiento. Como dices, es un texto sencillo, pero la complejidad o la extensión no van de la mano de la calidad.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  22. I like it!!!
    Perdona por no haberte comentado antes, pero creo que me salté tu enlace en la primera tanda. Ahora estoy haciendo "revisión" por si me han comentado los comentarios o la gente había cambiado algo ¡me alegro de haberlo hecho, porque de no ser así me habría perdido un relato muy muy muy bueno!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...