24 oct. 2011

Cuestión de portadas

De todos es sabido que un elemento fundamental para la venta de una novela es su portada. Cuántos de vosotros os habéis dejado llevar en más de una ocasión por una portada maravillosa y no habéis podido evitar comprar el libro en cuestión (aunque no conozcáis nada sobre el autor o la obra). La portada es el primer contacto visual entre el lector y un libro. Tened en cuenta que cuando entramos en una librería hay cientos de títulos y lo que primero nos llama la atención son las portadas; si nos gusta algún libro lo cogeremos, leeremos la sinopsis y lo ojearemos, y posiblemente nos lo llevemos a casa porque esa portada es irresistible.

Géneros aparte, y como sucede en todo lo creativo y artístico, las portadas también están sujetas a las modas y las tendencias, aunque sí es cierto que actualmente podemos ver una gama muy variada de estilos. Pero como sería abarcar mucho voy a centrarme en varios puntos y a limitarme al género juvenil y fantástico.
Tal y como sucede con el contenido de los propios libros, la tendencia siempre la marca el que más vende. El mejor ejemplo lo tenemos en el diseño de la saga Crepúsculo, que si recordáis destaca por ese fondo negro y la composición minimalista que juega con los tonos rojos y blancos. Desde su éxito han aparecido en el mercado otros tantos títulos con portadas similares, incluso novelas que ya existían de antes se han reeditado con este tipo de portadas. Ciertamente me parece un diseño muy elegante, lo malo es cuando se convierte en un recurso repetitivo.


También son usuales las reediciones de novelas que han sido adaptadas a cine, y que se presentan con la imagen de su película. Se trata también de un reclamo publicitario muy efectivo pero que a mí, personalmente, no me gusta nada. Prefiero las portadas originales, ya que en muchas ocasiones ni siquiera son fieles las adaptaciones en pantalla.


Si he de decantarme por un estilo sería por el ilustrado. Aquí la flexibilidad es infinita y la da la mano del artista o diseñador que la componga. Según el género o las edades a las que vaya dirigida la lectura, vemos todo tipo de estilos, desde los más infantiles pasando por lo pictórico o las composiciones basadas sólo en elementos de diseño, incluso se juegan con los diferentes materiales y posibilidades que te da la impresión o la serigrafía. Cada vez más, vemos novelas con formatos muy originales y con una presentación muy cuidada. El mercado editorial es muy competitivo y hay que ofrecer productos de calidad para que merezca la pena invertir en un libro.


Y hablando de tendencias, si tenemos en cuenta que la mayoría de obras que nos llegan son de origen americano (sobre todo en juvenil), también es lógico que se importe el mismo estilo de diseño. Últimamente en las portadas prima lo fotográfico, y que además toma como base una modelo (normalmente femenina) que es estupendísima y guapísima. Son portadas que suelen estar más o menos retocadas, las podemos ver muy sencillas o por el contrario muy elaboradas con complicados collages de imágenes.


Es muy raro que se invierta más de lo necesario en una portada. Una fotografía original y única supondría tener que utilizar un estudio, recurrir a un fotógrafo profesional, una modelo, maquillaje y vestuario, etc. Por eso los diseñadores y creativos tienen su fuente de recursos en los stocks de imágenes de internet. Es por este motivo que en ocasiones podemos ver diferentes títulos con la misma imagen. Se tratan de fotografías que están al alcance de todo el que esté dispuesto a comprarla. Los precios varían según el stock pero es un precio muy inferior al que costaría una sesión fotográfica.

Y fijaos si pueden suceder estas casualidades que justo el otro día, buscando imágenes, me topé con la fotografía original que aparece en la portada de Nueve reglas que romper para conquistar a un granuja. Es bastante posible que de ponernos a buscar encontrásemos muchas de las fotografías que tenemos en los libros de nuestra estantería.


Y ahora llega la pregunta del millón. ¿Qué tipo de portadas os gustan más? ¿Cuáles os llaman la atención? ¿Tenéis algún estilo favorito? Den sus opiniones y participen en mi particular estudio de gustos, ayudarán a una diseñadora sin apadrinar.

7 comentarios:

  1. ¡Un artículo muy interesante! Lo primero que comentas, esas portadas que han surgido manteniendo la constante de combinar negro y rojo, creo que es un arma de doble filo. Evidentemente, conseguirá atraer al público que ha disfrutado con la saga, pero aquellos que sean más reacios (como es mi caso) evitarán a toda costa cualquier elemento que pueda relacionarlo con lo que intentan apartar de sus estanterías.

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  2. me gustan las originales, sobre todo los que tienen ilustraciones

    ResponderEliminar
  3. Yo soy de las que suelen comprar el libro con la portada de pelicula o serie. No puedo remediarlo. Claros ejemplos son: la saga Sookie ó la vida y muerte de Charlie St Cloud. También me decanto por las portadas de UF...

    ResponderEliminar
  4. Yo adoro las ilustraciones y me joden los de que tiene la portada de la pelicula... no sé nome gustan nada, aunque a veces las portadas no son lo mio xD

    ResponderEliminar
  5. Jesús ahí llevas mucha razón, lo mismo que atrae repele a otros lectores por usar ese mismo diseño.

    Débora entonces eres de las mías. Me pirran los dibujines.

    Chiara a mí me pasa como a Liz, prefiero siempre las portadas originales a las que usan la gráfica de la película, aunque claro, algunas carátulas son muy bonitas, todo hay que decirlo.

    ResponderEliminar
  6. Sí que es verdad que la portada es más que el 50% del libro, incluso el título es otra buena parte. Yo también soy de los que no soportan las portadas con la foto de la película. Me da una sensación terrible de que se infravalora a la palabra escrita. Lo mejor, diseños originales, te preguntaré para el próximo libro ;-)

    ResponderEliminar
  7. Las portadas son muy importantes, ¿quién tiene la menor duda? Yo suelo sentirme irremediablemente atraída por aquellas ilustradas o con fotografías estilo vintage. No lo puedo evitar XD

    Eso sí, si descubro que el libro no tiene nada que ver con la imagen de la portada me indigno muchísimo. Para mí una portada es tan importante como el título de la obra... Tiene que venir a cuento.

    Besotes ^^

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...