25 feb. 2011

Para leer: El Principito de Saint-Exupéry


Quien no conoce, al menos de oídas, este clásico de la literatura infantil.  El Pricipito, ese niño tan particular, ya tiene unos 68 años. El relato fue publicado en 1943 y desde entonces a ahora se ha convertido en una de las más reconocidas obras literarias.

Supongo que se le considera infantil por la historia, que nos cuenta cómo un piloto, tras accidentarse su avión en el desierto del Sáhara (el propio Exupéry era piloto), se encuentra con un niño al que llama el Principito y que después de algunas conversaciones con él, le cuenta que viene de un pequeñísimo planeta. La historia del viaje del principito es fascinante. Antes de llegar a la Tierra visita otros tantos planetas donde se encuentra con ciertos personajes como un rey (sin súbditos), un borracho, un hombre de negocios… Cada uno de estos personajes afianzan más la idea general de la historia, de lo terrible que es hacerse adulto.
Al fin y al cabo El Principito es una exaltación de la infancia, de esa imaginación que puede ver la verdad a simple vista sin disfrazarla con tantas tintas medias y que nos pierden tanto a los adultos.


Esta edición cayó en mis manos de pura casualidad. Fui a recargar el bonobús y la encontré en el escaparate de la papelería. Pregunté el precio por curiosidad y cuando me dijo que costaba 4€ respondí: ¡Me la llevo! El formato es bastante grandecito, y aunque tiene la misma portada de la versión de bolsillo que se deja ver de vez en cuando por el Fnac, no tiene mucho que ver. Esta versión es bilingüe (la otra no lo sé porque no la ojeé por dentro, pero siendo tan finita no creo que traiga tanto contenido). Además de la versión original en francés, y la versión en castellano con sus ilustraciones originales (del propio autor), viene comentada, así que más que un libro parece una naranja a la que le han exprimido todo el jugo. También tiene un prólogo muy interesante sobre la vida del autor, que da bastante sentido a las metáforas que encierra la historia.



Un clásico muy recomendable, tanto para niños (que se divertirán con la historia del pequeño Principito) como para los adultos, que posiblemente encontrarán entre esas páginas al niño que todavía esconden dentro y les hará reflexionar sobre su propia vida.

4 comentarios:

  1. jejje! pues lo tengo apuntado en mi lista de pendientes!

    besos!

    ResponderEliminar
  2. Yo lo leí a los seis años, en cuanto pude aprender a leer, porque me encantaban las ilustraciones. Vi la peli (no me acuerdo de que año es...parece de los 70) y lloré... y lo leí 500 veces más, y siempre le encuentro un nuevo sabor. Será porque me estoy convirtiendo en adulta...?
    Besos!

    ResponderEliminar
  3. Es un libro muy especial. Yo también lo he leído varias veces porque me parece que tiene un mensaje muy especial. Por cierto, hace un año o dos encontré por casualidad una edición de Salamadra que os recomiendo. Es de un formato grande y tiene todas las ilustraciones hechas con desplegables. Es la edición más cuidada que he visto.

    ResponderEliminar
  4. Esconden muchas cosas las letras de este cuento, es muy recomendable de leer, creo que a todo el que sea lector le puede gustar.

    Mmm desplegables, con lo que me gustan. Yo tenía uno de Heidi y me encantaba, el abuelito serraba la madera de verdad jajaja.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...