19 sept. 2018

Para leer: La caída de los reinos, de Morgan Rhodes


Llevo cosa de un mes barruntando si escribir esta reseña. La verdad es que me cuesta mantener vivo el blog, más que nada porque leo poquísimo (cuestión que me apena mucho), aunque es probable que vuelva a mí, en algún momento, la avidez lectora. O eso espero porque se me acumulan los pendientes, como es el caso de esta saga que os quería comentar (cuyos tres primeros títulos me regalaron en reyes). De momento solo he leído el primero, La caída de los reinos, que para resumir os diré que es de lectura facilona y entretenida, que no es poco viniendo de mí en época de sequía lectora. Tiene una ambientación creíble pero a pesar de pretender abarcar un gran escenario, se limita a las pequeñas porciones de realidad que rodean a cada grupo de personajes (que son tres, básicamente). 

Os resumo el argumento "murrapido".
Hay tres reinos: Limeria, Paelsia y Auranos (mira, justo un reino por cada protagonista).
El de arriba es un reino regido por la austeridad y la crueldad de un tirano, en el de en medio están los pobretones que se dedican a la exportación vinícola y el reino de abajo... Digamos que: "Auranos va bien". Como en Auranos tienen buen tiempo y manejan suficiente chash como para tomarse una cerveza de vez en cuando y comprarse cosas bonitas, los reinos de arriba los odian a muerte. La cosa estalla cuando un aristócrata de Auranos, al que llamaremos "niñato tonto el culo", mata en una pelea al hijo de un vinatero de Paelsia. Y con esto ya tenemos suficiente argumento e inquina para una novela de 428 páginas (y el resto de libros, que creo que ya van cinco o así), ¡toma ya!

Bueno, vale, también hay varios romances previsibles hasta decir basta, y uno en particular especialmente estúpido y forzado (supongo que con vistas a crear traumita y más inquina a la princesa Cleo).

Antes de seguir he de puntualizar que detesto a la princesa Cleo. Pero no es culpa suya sino de los manidos clichés que toda novela juvenil debe tener sí o sí. ¿Es necesario que TODOS los personajes sean adolescentes? Sobre todo si al final resulta que se van a comportar como maromacos de treinta tacos, vamos que la mayoría de veces el elenco resultante es un puñado de viejóvenes que no encajan con su edad ni de lejos. ¡Basta ya, señores! Se pueden escribir novelas juveniles cuyos personajes tengan más edad o menos de diecisiete años, y si resulta que no encajan porque la historia es demasiado cruda, pues haz una novela más adulta aunque sea de fantasía. ¡Ñiiiii! En serio, ¿qué opináis vosotros?, porque cada vez que abro un libro y empieza con: fulanita tenía diecisiete y le gustaba su amigo, pero también le empezó a gustar el guaperas de turno que era del grupo rebelde... Me da una depre que me muero. Menos mal que Magnus y su viaje al lado oscuro compensa.

Pues eso, que estalla la guerra y es un "yo te odio a ti y tú me odias a mí" en toda regla donde los personajes van interactuando entre ellos y se van posicionando conforme avanza la historia, con un poco de magia de fondo que para eso es fantasía épica. Es, a fin de cuentas, una introducción a lo que está por venir, que son unos pocos de libros más. Ya os contaré, si merece la pena, qué derroteros toma la saga cuando siga con ella.

4 jun. 2018

Para leer: Vienen cuando hace frío, de Carlos Sisí


Hacía muchísimo tiempo que no leía una novela enterita en tan pocos días. ¿Será casualidad que sea el señor Sisí quien ha conseguido engancharme con una de sus historias? (nótese la ironía). Sin florituras ni adornos, este autor va directo al grano, como a mí me gusta, y de esta forma consigue tejer poco a poco una trama cada vez más interesante que te mantiene en vilo durante toda la novela.

No os quiero contar demasiado sobre el argumento porque con este tipo de historias lo interesante es ir desgranando hoja a hoja para descubrir todo lo oscuro que esconde. La premisa, no obstante, es bien sencilla pues el protagonista, Joe, por vicisitudes de la vida acaba mudándose a una vieja cabaña familiar que está en mitad de la nada (donde Cristo perdió la babucha, vaya), en un bosque al que rodean, además de un montón de árboles, ciertas historias misteriosas y terroríficas. Hasta aquí tenemos los ingredientes de cualquier historia de terror o película, la cuestión es que irá in crescendo hasta un "despiporre" final que me encantó, quizás porque me recordó, salvando la distancia, a mi novela El juego de Claudia. Quienes la hayan leído sabrán lo fan que soy de las historias donde la cordura brilla por su ausencia, donde nada es lo que parece y el mal en estado puro mueve los hilos, o más bien manipula a los personajes guiándolos por un sinfín de pesadillas y paranoias.

En cuanto al elenco, son pocos los personajes que aparecen en la historia, aunque creo que es lo más lógico ya que uno de los grandes cambios para el protagonista será dejar la gran ciudad por la sencillez y la soledad del campo. Para mi gusto juega poco con el concepto de soledad, al que se podría haber sacado más partido. Concepto que rompe del todo al compartir Joe la gesta final con un nuevo acompañante que aparece por "casualidad" y que para mí gusto es prescindible. Es lo que me chirrió de la novela y pienso que, aunque fuera complicado de enfocar para el narrador, habría sido más interesante ver a Joe enfrentarse a solas con los... digamos malos, por aquello no espoilear a nadie.

Pese a todo para mí ha sido una buena lectura, así que os la recomiendo. No dejéis escapar este tipo de novelas, si es que os gusta el terror, ya que el género lleva tiempo de capa caída y necesita un buen empujón de los lectores y escritores para resurgir como se merece.

El gatito Baldomero dice:

¡Está genial!

10 abr. 2018

Para leer: Cómo entrenar a tu dragón, de Cressida Cowell




Adoro las películas, adoro la serie, adoro los libros y ¡adoro a Desdentao! Llevaba mucho tiempo detrás de conseguir los libros en los que se basó la película de Dreamworks, y no ha sido fácil conseguir el primero hasta que han sacado una reedición. Me habría gustado tener la original porque me gusta más su portada, pero como se suele decir: lo importante es el contenido.


Si comparamos, la historia original poco tiene que ver con la película, si acaso rescata el perfil del personaje principal: un niño enclenque y marginado por su fragilidad. Aparte de eso poco tiene que ver con la aventura que vimos en el cine. Aquí los dragones son mascotas útiles en lugar de animales salvajes y el conflicto aparece cuando Hipo captura a su propio dragón para educarlo y ser aceptado en la tribu. Desdentado tampoco es el Furia Nocturna tan chulo que conocemos sino un dragón chiquitín con muy malas pulgas que parece una lagartija. Además, en los libros, Hipo tiene la capacidad de hablar con los dragones, unos seres egoístas y en ocasiones despreciables que cual perritos se dejan amaestrar por puro interés, si el entrenador tiene la suficiente valía.

La novela es muy corta, muy divertida y está plagada de ilustraciones muy chulas. En definitiva, es una novela muy recomendable para los peques de la casa, y no tan peques.


El gatito Baldomero dice:
¡Me ha enamorado!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...